Logo La República

Miércoles, 12 de diciembre de 2018



NOTA DE TANO


Nota de Tano

Gaetano Pandolfo [email protected] | Lunes 08 octubre, 2007


Nota de Tano

Gaetano Pandolfo

Miraba jugar el pasado sábado a Mario Víquez en el partido entre Carmelita y Alajuelense; lo recuerdo en la Liga cuando empezaba su trayectoria, con pocas oportunidades de lucirse ante los grandes momentos de Carlitos Castro en los años dorados de su carrera.
Se iniciaron entonces los préstamos, muy parecido a lo sucedido con Rodrigo Cordero que era de la entraña manuda y así Mario continuó su ruta en otros clubes que lo llevaron finalmente a afincarse en el Municipal Puntarenas donde se consolidó como campeón de UNCAF e incluso con leve oportunidad en la Selección Nacional.
Ahora lo repesca el Alajuelense y solo por citar este partido ante los carmelos, vemos que Mario en acciones de “bola muerta” es el que gesta dos de los tres goles del Alajuelense, el primero y el tercero y entonces me traslado a la Selección Nacional de Hernán Medford, que refleja como todo el fútbol costarricense una falta de gol desoladora y fatal y me pregunto por qué el técnico de Costa Rica no se agarra de jugadores que como Víquez, por lo menos y aunque sea a balón parado, suman muchísimos años en el campeonato nacional construyendo acciones de gol.
Mario Víquez es un constructor nato de acciones de gol; sus tiros libres son puro veneno y sus tiros de esquina dardos que se colocan en zonas de retaguardia que las hacen vulnerables.
Con la sequía de goles que padece la tricolor, uno analiza al técnico del equipo que convoca en la posición de Víquez a Leonardo González, a Junior Díaz, a Pablo Herrera, a Esteban Sirias, a Gonzalo Segares, a Andrés Núñez y ahora a Carlos Castro, ninguno, absolutamente ninguno de ellos, tan peligroso de cara a puerta contraria como Mario.
Puede que sean mejores futbolistas o mejores marcadores que Víquez, pero no se le acercan en provocar acciones de peligro en el marco contrario en jugadas a balón parado.
¡Claro!, nos puede responder Medford.
“Juego el partido con Leo González y cada vez que haya un tiro libre meto a Víquez para que lo cobre”, pero no se trata de eso.
Esto que escribimos lo hacemos como una simple observación; nos parece que un técnico debe acudir a todas las instancias que le faciliten el objetivo máximo del juego del fútbol que es el gol y si algo ha hecho Mario Víquez en su carrera es facilitar esas acciones.
Entonces…¿por qué desperdiciarlo?
Además, nos parece que el ahora carrilero izquierdo de la Liga es un buen marcador y pasador de la pelota. Tampoco estamos frente a un futbolista que lo único que hace bien son los tiros de esquina y los libres, de manera que nos cuesta comprender, qué malo hizo Víquez cuando fue convocado a la tricolor para no merecer una segunda oportunidad si con Puntarenas y hoy en la Liga, sigue construyendo jugadas de gol tan urgentes y necesarias en eso que algunos llaman el equipo de todos.

[email protected]