Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 26 Febrero, 2009

NOTA DE TANO


Resido en San Antonio de Desamparados y me queda cómodo asistir al estadio Cuty Monge; ocasionalmente llevo a mis nietos, Daniel y Franco, los dos de nueve años y saprissistas. El primero es más fiebre para el fútbol y ayer mientras íbamos para el coliseo a dar cobertura al juego Brujas-Liberia, me iba explicando lo sucedido en la primera parte del Real Madrid (su equipo) y el Liverpool, que miró por la televisión.
¡Que no jugó Gerrard!
¡Que el Pipita Higuaín!
¡Que Xavi Alonso casi le mete un golazo a Casillas!
Nos sentamos en las gradas del Cuty Monge y empezó el partido. Era la primera vez que Daniel veía jugar a Liberia; a Brujas lo ha mirado en más ocasiones.
El niño está en una edad en que lo absorbe todo; son como esponjas a las que se les pegan todos los nombres; entonces, conforme el balón pasaba de pie a pie, hizo su propio inventario.
Michael Umaña, de Selección; Roberto Wong, de Selección; Leo González, de Selección; Harold Wallace, de Selección; William Sunsing, de Selección; Víctor Núñez, de Selección…
¡Nono, Nono!, me dijo, ¡Liberia es un equipazo!
¡Claro que es un equipazo!, le respondí.
Y de verdad que en nombre de nómina, me parece que Liberia es, después del Saprissa, el equipo mejor conformado del país.
Ahora, que sea un equipazo en figuras, no significa en absoluto que juega como un equipazo. Nada que ver. Son dos cosas completamente distintas, pero sí es impresionante, para el medio modesto del campeonato nacional, la planilla de los liberianos.
Este equipo, con los nombres de esos jugadores y otros que están en la reserva y son de buena calidad, debería estar sobrado para pelearle al Saprissa todos los títulos nacionales.
Y digo Saprissa, porque sostengo que los morados cuentan con cinco o siete de los jugadores más talentosos del fútbol nacional que son los que marcan diferencia.
Pero, por ejemplo, miro a mi equipo Alajuelense enfrentar al Cartaginés, repaso su alineación; analizo la alineación de ayer de Liberia contra los Brujos y, por nombres, la diferencia entre la manuda y la pampera, es abismal.
En ese sentido, habría que darle la razón a Marcelo Herrera cuando habla o analiza —porque nunca se queja—, de las limitaciones de su nómina.
Liberia es un equipo que tiene peso en todas sus líneas; tiene además una reserva de lujo; no tiene puntos flojos en su nómina; es un equipo que debería darse a respetar más y no andar en carreras para clasificarse.
Comparto con mi nieto su expectación.
Tras analizar la alineación de los liberianos ayer contra los hechiceros, no hay un equipo en el fútbol nacional con excepción del Saprissa, que pueda presentar una formación de tanto poderío en sus nombres e insisto con esto: sus nombres.
Ya, la calidad es otra cosa.

[email protected]