Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Viernes 19 Septiembre, 2008

NOTA DE TANO


El economista Juan Antonio Rodríguez nos envió un comentario sobre las bondades actuales del Deportivo Saprissa, del que entresacamos los principales párrafos.
“Hace mucho tiempo el Saprissa realizó una gira mundial por espacio de dos o tres meses.
A su regreso hizo un partido de exhibición contra un equipo extranjero utilizando los refuerzos que llevó del Herediano, Edgar Quesada, Mario Murillo y Cuico Bejarano. Fue una noche memorable en la que los jugadores del Saprissa nos brindaron una demostración espectacular de jugadas coordinadas y planificadas como nunca yo le había visto a un equipo nacional.
¿A qué se debió esto? Bueno el Saprissa siempre tuvo equipos de calidad por aquellos tiempos. Sin embargo nuestra organización futbolística era amateur; se podía obtener un poco de coordinación futbolística (táctica) y algo de condición física. La condición técnica de cada jugador era innata.
Pero al irse a una gira larga al exterior en la que los jugadores pudieron dedicarse a vivir exclusivamente para el fútbol, entrenando cuatro o cinco horas diarias como los clubes profesionales, las condiciones innatas de nuestros jugadores salieron a relucir, se mejoró su condición física y el accionar del equipo parecía como un relojito suizo.
Luego con el tiempo volvimos a adaptarnos a nuestro medio futbolístico y la calidad del fútbol siguió siendo la misma, ni chicha, ni limonada. No éramos ni profesionales ni amateurs.
Ha pasado mucho tiempo y nuestra organización ha evolucionado hasta llegar a profesionalizarse casi por completo, incluyendo la profesionalización de la estructura organizativa.
Había que sacar la empresa pública de los clubes y estructurarlos como empresas privadas cuyo fin primordial es la utilidad financiera, lo cual traería como consecuencia inmediata el éxito deportivo. O como quiera verse, el éxito deportivo traería como consecuencia el éxito financiero.
En este sentido varios equipos se han ido adaptando a ese modelo: Saprissa, Herediano, Brujas y Liberia, pero claro que el Saprissa con un mercado de consumidores mucho mayor que los otros, pues es el que ha tenido más éxito.
Lo que vimos el martes es un reflejo de lo anterior. Cuando los integrantes del Saprissa hacen la pretemporada en el exterior y luego juegan torneos internacionales durante casi todo el año, codeándose con jugadores de mayor desarrollo futbolístico, se llega a perder el miedo de los grandes estadios y se tiene que rendir mejor necesariamente.
De nuevo la condición innata del jugador tico sale a relucir ahora en un escenario más amplio en lo económico y de mayor proyección, con lo cual surge otra variante importantísima. El joven futbolista no solamente aspira a llegar al Saprissa por el orgullo de la camiseta sino en hacerse millonario al ser vendido al exterior. Cerca de siete u ocho jugadores jóvenes juegan en el exterior procedentes del Saprissa y eso los estimula”.

[email protected]