Logo La República

Domingo, 25 de agosto de 2019



GLOBAL


Militares salen a las calles

| Viernes 26 junio, 2009



Zelaya destituye al general Romeo Vásquez, jefe del Estado Mayor
Militares salen a las calles
Mandatario hondureño irrumpió en la sede de la Fuerza Aérea


Tegucigalpa
EFE

Militares hondureños salieron ayer a las calles de Tegucigalpa tras la destitución de su jefe, el general Romeo Vásquez, por parte del presidente Manuel Zelaya, quien sigue adelante con la consulta sobre una reforma constitucional que le abriría el camino a su reelección.
La movilización de centenares de militares se centró sobre todo en edificios como el Aeropuerto Internacional de Toncontín, la sede del Parlamento, los alrededores de la Corte Suprema, la Casa Presidencial y algunos puentes de la ciudad, entre otros sitios.
El despliegue de tropas se produjo horas después de que Zelaya anunciara la destitución del jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, el general Vásquez, por negarse a cumplir instrucciones del Ejecutivo para que los militares dieran apoyo logístico a la encuesta.
El mandatario hondureño insistió ayer en celebrar el domingo la “consulta popular”, pese a la negativa del Ejército a colaborar y a que los tribunales la han declarado ilegal, y aseguró que “los militares no se gobiernan solos”.
La consulta, promovida por Zelaya desde noviembre y considerada “ilegal” por varios organismos del Estado, ha provocado una polarización entre seguidores y detractores del gobernante, que ayer acudió a un cuartel militar a recoger urnas y papeletas para llevar a cabo la encuesta.
El mandatario irrumpió en la sede de la Fuerza Aérea junto a decenas de seguidores que gritaban consignas a favor de la consulta popular, criticando a la Corte Suprema y al Parlamento, que esta semana calificaron como “ilegal” la iniciativa de Zelaya.
La crisis política se agudizó el miércoles por la noche, cuando el gobernante destituyó al general Vásquez, lo que motivó la renuncia del ministro de Defensa, Ángel Edmundo Orellana, que fue aceptada por el jefe de Estado.
El general Vásquez argumentó el mismo miércoles que no respaldó la iniciativa del presidente porque un tribunal de justicia la había declarado ilegal.
Zelaya, que se llevó de la Fuerza Aérea el material de la consulta popular, incluidas urnas y papeletas, también solicitó ayer a la Organización de Estados Americanos (OEA) una sesión extraordinaria de su Consejo Permanente para analizar la difícil situación política del país, que fue convocada para mañana.
En el país se encuentra Raúl Arconada, el enviado por la OEA para encabezar un grupo de observación de ese organismo de la encuesta impulsada por Zelaya, misión que ha sido rechazada tanto por el Parlamento hondureño como por varios sectores sociales del país.
La Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema también asestó ayer un golpe político a Zelaya, al dejar sin efecto la destitución del jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, en respuesta a dos recursos de amparo.