Enviar
Gobierno local responsabiliza a Pakistán del ataque
India arde bajo tensión terrorista

• Autores del atentado “no tienen intención de negociar” sino de resistir hasta el final, inmolándose si no logran huir, asegura fuente confidencial

Nueva Delhi
EFE

Un número indeterminado de personas sigue atrapada en un hotel y un centro judío de Bombay en los que se han atrincherado los terroristas que el miércoles lanzaron un ataque sin precedentes contra la capital financiera india. El saldo, 125 muertos -seis de ellos extranjeros- y 327 heridos.
A lo largo del jueves, las fuerzas de seguridad indias lograron hacerse con el control del hotel Taj Mahal, y en el cercano Oberoi un comando rescató a 39 personas, pero ahí persistía la resistencia de un pequeño grupo de terroristas con rehenes en su interior y otro en el centro de estudios judíos Nariman House. El general R.K.Huda, comandante del Ejército en el estado de Maharashtra, cuya capital es Bombay, pidió no aventurar plazos para completar el rescate y aseguró que allí han sido destinadas las mejores fuerzas disponibles.
Una fuente de seguridad consultada por la agencia Efe destacó que la esperada operación de asalto se está retrasando, probablemente porque las fuerzas indias “tratan de evitar un derramamiento de sangre”.
La fuente cuestionó que los comandos encargados del rescate sean capaces de ejecutarlo sin víctimas entre los rehenes y opinó que los terroristas “no tienen intención de negociar” sino de resistir hasta el final, inmolándose si no logran huir.
La agencia PTI cifró en 200 las personas atrapadas en el Oberoi, algunas como rehenes de los terroristas y otras escondidas en sus habitaciones desde que comenzó el ataque.
El director general de la Guardia Nacional de Seguridad, J.K.Dutt, mantuvo que sólo dos terroristas resisten en el octavo piso del Oberoi y uno más, que ha sido herido, en el Taj Mahal.
Siete de los terroristas han sido abatidos ya por los comandos indios y tres fueron arrestados, uno de ellos un paquistaní identificado como Ajmal Amir Kamal, de la región de Multán, según una fuente oficial citada por PTI, que aseguró que los tres son miembros del grupo Lashkar-e-Toiba.
El Lashkar-e-Toiba es el principal grupo integrista que opera en la Cachemira india con el apoyo, según las autoridades de Nueva Delhi, de los servicios secretos paquistaníes (ISI).
El primer ministro indio, Manmohan Singh, responsabilizó a Pakistán por el atentado al afirmar que es “evidente” que el grupo que lo ha organizado está “basado fuera del país”.
“Pakistán no está involucrado en los atentados de Bombay”, replicó el portavoz de los servicios secretos paquistaníes (ISI), Zafar Iqbal.
Ver comentarios