Gloriosa noche para el Atlético
Enviar
Gloriosa noche para el Atlético
Los colchoneros vuelven a dominar Europa, con Falcao como principal estrella

El Atlético de Madrid volvió a tocar la gloria al proclamarse ayer campeón de la Liga Europea, con un brillante Radamel Falcao que se encargó de marcar el camino al título en Bucarest, Rumania.
Al frente los colchoneros tenían a otro conjunto español, el Athletic de Bilbao con 128 años sin encontrar el camino hacia un banquete como es un campeonato, pero el equipo ahora dirigido por Marcelo Bielsa nunca logró dar con la puerta hacia el gol y poco a poco sus aspiraciones se fueron esfumando.
En tres años el Atlético celebró su segundo título de Europa que lo lleva directamente a visitar la Fuente de Neptuno (sitio de celebraciones), mientras que la gabarra del Bilbao (barco donde celebran) tendrá que seguir sin uso.
Y es que Falcao, quien ganó por segundo año consecutivo esta competición —en 2011 lo hizo con el Oporto— y vuelve a convertirse en goleador, le ganó la esperada partida de goleadores a Fernando Llorente.
“Cuando llegué al Atlético ya lo dije: que quería venir a Bucarest para ganar este título que, gracias a Dios, hemos logrado. Este es un regalo que pocos jugadores tienen la oportunidad de vivir”, declaró sobre el césped del Estadio Nacional de Bucarest el goleador rojiblanco.
El delantero colombiano demostró que está hecho para este tipo de partidos y con solo comenzar el encuentro dio la fórmula para que su equipo se encaminara hacia el éxito.
Falcao, intenso y concentrado al mil por mil desde el principio, firmó un golazo para encontrar la llave de la cerradura, se deshizo con un recorte dentro del área a Amorebieta para acabar colocando el balón al palo largo, adonde no pudo llegar Iraizoz porque el balón era casi imposible de atajar.

Como es normal en el conjunto de Bielsa, la lucha siempre estará ahí desde el minuto y su repuesta consistió en buscar el arco contrario.
Pero de bueno apareció el hombre del partido, para sacar petróleo donde parece imposible. Falcao aprovechó el doble resbalón de Aurtenetxe y el de Santa Marta, para fusilar de nuevo a Iraizoz.
Obligado por el marcador en contra, Bielsa movió sus fichas después del paso por el vestuario. Entraron Ibai Gómez, un cambio habitual, e Iñigo Pérez.
Y parecía darle algo de resultado el movimiento de sus peones al de Rosario, ya que a los 20 segundos de la reanudación una peligrosa colada por la derecha de Muniain estuvo a punto de dar un disgusto al Atlético. Pero lo enmendó Miranda, cediendo el primero de los varios tiros de esquina que botó su rival en los primeros minutos del segundo tiempo. Todos infructuosos sin dar con Llorente.
“El triunfo de ellos fue merecido, la diferencia exagerada. El trámite no fue demasiado desparejo, en ocasiones tampoco, pero el tipo de partido que se jugó era el que el rival esperaba que sucediera, y nosotros lo contrario”, explicó Bielsa.
El equipo de Bielsa llegó más pero sin encontrar el gol y eso lo lamentó su entrenador. “Lo que ha pasado en el campo es que ellos llegaron ocho veces e hicieron tres goles y nosotros nueve y no hicimos ninguno”.
Superó el Atlético ese pequeño momento de apuro y Diego casi encuentra el 3-0 en un balón largo no despejado por la defensa bilbaína, lo que era un aviso de la sentencia que llegaría.
Siguió con su asedio el Athletic, pero ni Susaeta ni Llorente tuvieron su mejor noche. Al contrario que Falcao que amenazó un tercer tanto con un tiro al palo, y que Diego, que redondeó la fiesta rojiblanca colchonera marcando el definitivo e inapelable 3-0.
“Este título es de los jugadores. Nosotros los técnicos marcamos el camino que luego siguen ellos. Es un momento para acordarse de toda la gente que confió en nosotros. Estoy muy feliz por el Atlético de Madrid”, dijo Simione, al alcanzar su primer título con los rojiblancos.
El Olimpo es para el Atlético con Neptuno como sitio de fiesta, el Athletic tendrá que esperar.

Dinia Vargas y EFE
[email protected]

Ver comentarios