Enviar
Fenómeno climático ocasionó prolongadas sequías y con ello disminuyó la producción agrícola nacional
Ganado, café y arroz padecieron efecto de El Niño
Caña de azúcar y hortalizas también resintieron los efectos de la falta de lluvias

El paso del fenómeno climático El Niño por el país dejó destellos de destrucción en el sector agropecuario nacional.
Si bien sus efectos no fueron tan fuertes como se esperaba, los cultivos de café, caña, arroz y hortalizas sintieron las consecuencias de su presencia.
Así mismo, el sector ganadero —el más golpeado—, enfrenta un panorama incierto, pues la falta de pastos y de agua para alimentar los animales ha ocasionado una venta masiva a precios bajos.
Los arroceros nacionales están experimentando un declive en su producción, debido a la crisis económica y el cambio climático.
Primero los extensos veranos acabaron con 1.662 hectáreas que se cultivaron en Guanacaste, dejando pérdidas en el sector por ¢2 mil millones.
Los efectos del cambio climático además hicieron que las cosechas se juntaran y provocaron que actualmente exista un excedente de grano en el país, el cual no puede ser recibido por los industriales debido a la limitante de créditos para pagarles a los productores.
Cerca de 2 mil hectáreas, es decir, unas 10 mil toneladas de arroz nacional, estuvieron sin comprarse, y se estima que otras 70 mil estarían entrando sin aranceles, como parte del contingente que permite el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos (Cafta).
En el caso del café, la producción disminuyó en un 15%, pues la falta de agua no dejó que el grano creciera.
Ante esta situación se estima que las cosechas no generarán más de 2 millones de fanegas.
“El cambio climático nos ha afectado enormemente y estamos muy preocupados, en los últimos seis años hemos pasado de producir 3,6 millones a 2 millones de fanegas y además hemos perdido unos 30 mil productores, la situación que enfrenta el sector cafetalero es muy seria”, dijo Guido Vargas, presidente del Instituto del Café de Costa Rica (Icafé).
Similar situación enfrentan los cultivos de hortalizas y caña de azúcar. Los primeros perdieron parte de la cosecha y el segundo sufrió una caída en su productividad al no desarrollarse lo suficiente. El sector todavía no ha cuantificado las pérdidas de estos productos.
“No sabemos todavía cuál va a ser el escenario para el próximo año, es muy difícil prever pero el sector está enfrentando una crisis muy fuerte que necesita un cambio gubernamental. Hay que inyectar más recursos a los sectores productivos si el país quiere salir adelante”, señaló Alvaro Sáenz, presidente de la Cámara de Agricultura y Agroindustria.
Sin embargo, hasta el momento el sector más afectado por el fenómeno El Niño en el país ha sido el ganadero, el cual está buscando cómo lidiar con la sobreoferta de carne y con una caída en los precios.
El impacto del fenómeno climático ha desatado una venta masiva en este sector, pues las fuentes de alimento se han visto mermadas.
La falta de pasto y de agua ha provocado desesperación entre los ganaderos, a quienes no les importa perder dinero con tal de vender sus animales antes de que se les mueran.
El temor ha llegado a tal punto que se están vendiendo más las hembras que machos, cuando comúnmente sucedía lo contrario.
“El ganadero está asustado y está vendiendo más ganado que antes y lo que más preocupa es que el 55% son hembras que van para el matadero, cuando antes representaban el 45% o el 47%”, señaló Aldo Mazzero, presidente de la Corporación de Fomento Ganadero (Corfoga).
Asimismo, han optado por vender las reses que aún no cuentan con el peso ni las características más adecuadas para ser sacrificadas, incluso Mazzero destacó que algunos ganaderos pusieron vacas en oferta, cuando son los animales más valorados.
La sobreoferta además ha provocado un desplome en los precios del ganado. En lo que va del año, su valor ha descendido en un 33%, mientras que la caída más abrupta fue durante setiembre cuando bajó un 12%.
A esa situación se le suma que los carniceros no han bajado los precios a los consumidores y la demanda no crece, factor que agudiza aún más la crisis.
Como parte de las medidas adoptadas por este sector para apaciguar esta situación, están buscando nuevos socios comerciales en el exterior, con la intención de incrementar las exportaciones.
De momento, la Corporación de Fomento Ganadero viajó a Nicaragua y está gestionando los permisos sanitarios requeridos para comercializar cada semana unas 100 reses.
Otros mercados que también son de interés para esta industria son Panamá y Venezuela.
De igual forma, solicitaron al Poder Ejecutivo incrementar los aranceles a las importaciones de carne entre un 15% y un 45% para evitar que los daños en esta industria sean más graves y declare de emergencia nacional esta situación.
Los efectos de El Niño durante 2009 no golpearon al país como se temía. No obstante, se espera que el fenómeno climático se extienda hasta marzo o mayo del próximo año.



Natasha Cambronero
[email protected]
Ver comentarios