Forlán revive a Uruguay
Diego Forlán se viste de héroe y le da la victoria a Uruguay en su partido número 100 vestido de celeste. Vincenzo Pinto-AFP/La República
Enviar

Forlán revive a Uruguay

España deja una goleada histórica en Maracaná

Diego Forlán mostró parte de la clase que lo llevó a ser elegido el mejor jugador del Mundial de Sudáfrica 2010, marcó el gol de la victoria por 1-2 de Uruguay sobre Nigeria y revivió las esperanzas celestes de clasificarse a las semifinales de la Copa Confederaciones, en una jornada en que la selección española avista las semifinales tras una goleada histórica por 10-0 a la de Tahití.

201306210018260.a22.jpg
El delantero marcó el tanto que dio la victoria a su selección el día que entraba en el prestigioso “club de los cien” al alcanzar el centenar de partidos con Uruguay y además con 34 goles pasó a ser el máximo goleador histórico charrúa. Decidió con un “latigazo” un partido duro e igualado en el que Nigeria puso el físico pero acusó su falta de pegada.
El encuentro lo comenzó desequilibrando Diego Lugano, con un remate en el área chica que culminaba una acción de equipo de Uruguay para el primer gol. Y Obi Mikel puso el empate antes del descanso con una bonita jugada cuando sacó un disparo a la escuadra.
Por su parte, España no tuvo piedad de Tahití. Mostró la abismal diferencia entre las dos selecciones y dejó un registro para la historia en el estadio Maracaná, escenario donde los jugadores de la Roja tenían muchas ganas de brillar.
La motivación fue máxima y España no levantó el pie del acelerador con los goles. Fernando Torres, con cuatro goles, y David Villa, con tres, fueron los protagonistas de la que ahora es la máxima goleada de la historia del Maracaná y la Copa Confederaciones.
Pese a que Uruguay se mantiene tercera del grupo, con el triunfo de ayer todo está en su mano ya que en la última jornada se enfrenta a la débil Tahití mientras confía en que España, mejor dicho ya en la siguiente ronda, gane o empate a Nigeria para estar presente en las semifinales. Brasil e Italia esperan.

Río de Janeiro/EFE

Ver comentarios