Enviar

Solo el año pasado AyA no ejecutó ¢10.382 millones de su presupuesto de obras

Fondos para acueductos pierden valor

Oscar Rodríguez
[email protected]


Contraloría reprocha que dinero permanezca en cuentas corrientes, pues no recupera poder adquisitivo
Recursos podrán ser invertidos en el sistema financiero

Los miles de millones de colones que el Estado no puede utilizar durante un año para el mantenimiento y creación de nuevas obras de acueductos y de alcantarillado sanitario, se podrán invertir en cualquier instrumento del sistema financiero nacional para que el dinero no pierda su poder adquisitivo.

El objetivo de la medida es que los recursos públicos no se vean afectados por la deficiencia en la ejecución de proyectos, atrasos en licitaciones o mala planificación administrativa para usar el dinero.

Por mandato de la Contraloría, el presupuesto que Acueductos y Alcantarillados (AyA) no use en el año lo podrá colocar en instrumentos del sistema financiero, en vez de dejarlo depositado en cuentas corrientes.

En 2006, la institución tuvo un excedente de ¢10.382 millones.
“Es una debilidad que los recursos no ejecutados para la construcción o mejoras de infraestructura se encuentran en cuentas corrientes y no en inversiones en instrumentos financieros que le permitan recuperar, como mínimo, su poder adquisitivo”, recriminó el ente contralor.

La entidad le ordenó a la junta directiva de AyA emitir una normativa que le permita invertir el excedente de dinero para proteger el valor de los fondos públicos en el tiempo.

La Contraloría también mostró preocupación por el peligro al que se enfrenta la institución pública por los créditos en dólares establecidos con bancos foráneos y por el impacto en proyectos de desarrollo destinados a abastecer la demanda interna.

“Se evidencia un alto riesgo cambiario considerando que los ingresos del Instituto son en moneda nacional y opera bajo un sistema de servicio al costo”, sostiene el informe.
Por ahora, en el AyA prefirieron no hablar del tema pues según Ricardo Sancho, presidente ejecutivo de la entidad, aún no ha sido notificado oficialmente.

Sin embargo, Mayra Sánchez, directora financiera de la entidad descentralizada, explicó en una sesión de junta directiva, que el dinero está en cuentas corrientes en el Banco Nacional y de Costa Rica, pues el interés que ganan es similar al ofrecido en los bonos del Ministerio de Hacienda.

“No se pueden invertir a plazos muy largos porque esos fondos tienen que estar disponibles para los proyectos cuando se requieran en caja; si se compran a plazos muy largos, puede ser que se requieran los fondos previamente y tengan que ir a una subasta de venta para poder recuperar ese efectivo”, enfatizó la funcionaria.

Sánchez considera que “el objetivo del AyA no es de tipo financiero, no es obtener una rentabilidad máxima, sino más bien tener una rentabilidad adecuada con la mayor seguridad y la certeza de que van a tener fondos el día que los requieran”.

El estudio financiero de la Contraloría mostró otras debilidades. Por ejemplo, no hay una listado actualizado de las propiedades registradas a nombre de la entidad descentralizada; y no se ha tenido un crecimiento real de nuevas obras de acueductos y alcantarillado.

Ver comentarios