Figueres con meta “casi imposible” en elecciones de alcalde
La mayor fortaleza que tiene el partido para alcanzar la ambiciosa meta que se ha puesto su presidente, es la unión que hoy vive la agrupación, señala José María Figueres. Esteban Monge/La República
Enviar

Pretende que Liberación gane más de 59 municipios

Figueres con meta “casi imposible” en elecciones de alcalde

Partido registra peor racha de popularidad de toda su historia

201506212202250.8-2.png
José María Figueres, presidente de Liberación Nacional, se plantea la meta de arrasar en las elecciones de alcalde de febrero y extender su dominio en los municipios.
Sin embargo, el objetivo de superar los 59 ayuntamientos que hoy controla ese partido, luce casi imposible de lograr.
Por un lado, la agrupación verdiblanca cuenta en estos momentos con la menor cantidad de simpatizantes de toda su historia, ya que se registra un 5% menos de caudal electoral que su promedio habitual, de acuerdo con una encuesta de CID Gallup de mayo.
Por otra parte, las condiciones en que enfrentarán los verdiblancos las elecciones de febrero, serán muy diferentes a las que rodearon la última campaña en 2010.
En ese año, Liberación tuvo un pico de popularidad, en el que cuatro de cada diez costarricenses se consideraban de ese partido, lo que hizo que Óscar Arias dejara la presidencia con un 59% de aprobación, Laura Chinchilla ganara las elecciones sin mayor problema, y la agrupación arrasara en las elecciones de alcaldes.
Sin embargo, el panorama es muy diferente hoy. Liberación todavía se repone de la peor paliza de su historia, no gobierna y tiene solo un 25% de seguidores, de acuerdo con el padrón electoral.
“En 2010 se juntaron varios elementos excepcionales que nos dieron esa gran epopeya que fue llegar a 59 alcaldías, sin embargo, nuestra hoja de ruta es ampliar ese número, porque entendemos que los municipios impactan directamente en la vida de la gente y solo el PLN tiene la experiencia para dirigirlos”, expresa Figueres.
En cuanto a la oposición, no hay que olvidar que ellos también son una amenaza para los planes de Figueres.
Por ejemplo, el Movimiento Libertario se ha puesto como meta controlar diez gobiernos locales, en vez de los dos que hoy dirige, mientras que el Frente Amplio tiene como aspiración dirigir al menos un ayuntamiento por provincia, para demostrar que “podemos gobernar”, añade José María Villalta.
Mientras que el PUSC espera aprovechar que su rival histórico está golpeado, para asentarse como la principal fuerza política del país, y el PAC pretende sembrar las primeras semillas en su intento de reelección presidencial en 2018.
Otros partidos, como el Republicano Socialcristiano, que dirige Rafael Ángel Calderón, dan sus primeros pasos, pero amenazan también con restarle poder al PLN.
Todos los partidos ven los comicios venideros como una oportunidad de empezar a organizar a la dirigencia de cara a las elecciones nacionales.

201506212202250.8-1.png

Esteban Arrieta
[email protected]
@earrietaLR



Ver comentarios