Entre adrenalina y velocidad
María José Castro disfruta cada momento en que se encuentra en la pista. Cortesía www.mundomotorizado.com/La República
Enviar

Entre adrenalina y velocidad

María José Castro, piloto nacional, está acostumbrada a competir entre hombres

María José Castro es una piloto de kartismo que cada día busca abrirse un espacio dentro de un deporte que particularmente ha sido dominado por los hombres.
Apasionada por la velocidad y la adrenalina, Castro se describe como una piloto “sumamente competitiva” y que siempre trata de ir por más.

201403062325520.a22.jpg
De una familia involucrada en el mundo de los motores, especialmente su padre Marco, fue en 2007 cuando probó por primera vez el kartismo; sin embargo, lo dejó y fue dos años más tarde cuando se enfocó completamente a esta disciplina.
“Me encanta y no me imagino haciendo algo más, aunque somos muy pocas mujeres”, afirmó al explicar que durante ese tiempo que estuvo alejada se dedicó al ballet.
Castro recuerda que al principio era mucho más precavida, pero conforme fueron pasando los años en el deporte y aprendiendo “mañas” comenzó a ser más agresiva.
“Yo trato de llegar al límite, buscó rebasar y poder llegar a lo mejor posible cuidando el carro. Soy una piloto agresiva, muy competitiva. Siempre doy el 120%”, aseguró.
Actualmente esta joven de 19 años compite en las diferentes copas que se realizan de su categoría que es la SSK. Sus objetivos van desde superar sus propios tiempos hasta vencer a los rivales, es una mezcla que le permite estar enfocada en seguir luchando.
“Definitivamente es un reto con uno mismo y un reto con los demás pilotos”, señaló.
María José está acostumbrada a competir entre hombres, desde que comenzó ha sido así, y eso le da más motivación.
“Las mujeres somos más cuidadosas”, mencionó.
Conoce a sus rivales y ellos la conocen a ella, hay poco que pueda sorprender en la pista cada nueva carrera o temporada. “Todos somos rivales en la pista, pero amigos fuera de ella. Ya que además no siempre la manera de conducir muestra cómo es esa persona hasta que se habla con ella. Es un mundo muy bonito”.
Los diferentes circuitos presentan exigencias distintas, algunos requieren más técnica otros capacidad para acelerar, eso sí cada carrera requiere tener una muy buena condición física. “Se trabajan mucho los brazos, el cuello y el abdomen”.
Para entrenarse es mucho más complicado, pues solo está La Guácima. Así que la mayor parte del tiempo toca acoplarse a los fines de semana a horas antes de cada competencia.
María José Castro, quien practica también triatlón, destacó entre sus logros ganar hace un año junto a su padre, y su hermana Mariana, la prueba Endurance en la sexta fecha del Campeonato Nacional de Kartismo.
En ese entonces el equipo familiar se coronó en su auto clase Fórmula Mundial tras completar 147 vueltas en una hora de competencia y a 11 segundos del segundo puesto.
Asimismo, entre sus objetivos la mayor de las Castro sueña con llegar a competir algún día en el exterior como un día lo hizo su padre.
“La meta es ir a un mundial, competir en Europa. El karting es la base para otras disciplinas de los motores, como Rally o Fórmula Uno. Yo aspiro a medirme con gente más experimentada, en algunos circuitos distintos”, concluyó.

Dinia Vargas
[email protected]
@dvargasLR

Ver comentarios