Enviar
Ministro de Competitividad apunta hacia la digitalización de la burocracia
“El país está enfermo de trámites”

• “Quien apele una licitación sin argumentos de fondo debe ser penalizado”, sostiene Jorge Woodbridge
• “Panamá nos lleva ventaja porque ellos licitan tan fácilmente como comprar en una tienda de Internet”, aseguró

Eduardo Baldares
[email protected]

Señalar el problema es tan fácil que todos lo hacemos. Nos lamentamos al hacer fila durante horas en una institución pública solo para darnos cuenta de que nos hacía falta un papel, un sello o lo que sea. Lo sufre el país cuando una compañía foránea se cansa de esperar meses o hasta años y se va a otra nación con trámites más amigables.
Si alguien debe lidiar con el embrollo burocrático que tiene atorado al país, ese es Jorge Woodbridge, ministro de Competitividad y Mejora Regulatoria.
En entrevista con LA REPUBLICA, Woodbridge reconoció que el país está “totalmente enfermo de trámites. Cualquier cosa significa duplicación de papeles, certificaciones no en una ni dos, sino en varias instituciones, firmas, sellos y demás requisitos”.

¿En qué fase de la tarea de simplificación está?

Lo primero que hice fue un inventario total de las instituciones que tienen que ver con el sector productivo, y resulta que son más de 300. Entonces sigue la fase de simplificación, una especie de recorte de trámites que no es fácil. Pero en eso estamos, desatando cabos, tratando de coordinar.

¿Además de la gran cantidad de instituciones vinculadas, qué más dificulta su labor?
Es que además de lidiar con cada una de ellas, muchas son auténticos reinados burocráticos donde se crispan sensibilidades a la hora de querer efectuar simplificaciones, y se debe tomar en cuenta que hay 81 municipalidades con modos de operar diversos, y por si fuera poco, que esto pasa por reformar leyes y por ende por la Asamblea Legislativa… Y claro, primero hay que esperar a que se resuelva lo de la agenda de implementación.

¿Siente que el programa de Competitividad y Mejora Regulatoria está trabado?
Yo ya tengo un plan de trabajo, conozco cómo funcionan las instituciones y sus resistencias internas, sobre todo en la parte legal, así que hay que ir con mucho cuidado, que esto salga cuando esté bien afinado desde todos sus ángulos. Tenemos que romper los cuellos de botella. Esto de la tramitomanía exige una reingeniería total que no se hace de la noche a la mañana, pero en el transcurso de este mes daremos a conocer algunos avances.

¿Podría adelantarnos algunos?
Sin perder la rectoría en concesiones, licitaciones, procesos de compra y demás, el Estado puede ser ágil y simplificarlo todo por la vía cibernética. Pero primero todo esto tiene que estar muy bien estructurado legalmente, muy bien hecho para que la Sala IV no se vaya a meter y frenar procesos que necesitan ser expeditos.

Denos algunos ejemplos
Hoy cualquier sociedad tiene que llevar una gran cantidad de documentos y libros para poder inscribirse en Hacienda, pero queremos digitalizar esos trámites de manera que sean más sencillos, efectivos y al mismo tiempo seguros.

¿A qué riesgos se expone Costa Rica por sus excesos burocráticos?

Aquí para cualquier trámite se pide una cantidad de requisitos exagerada, y eso ahuyenta. En Panamá se usan catálogos permanentes en línea de productos y proveedores, y es como comprar en una tienda por Internet. Aquí solo filas, vueltas, apelaciones y papeles y eso es lo que intentamos cambiar.

¿Cómo hacer para implementar el plan a corto plazo?
Uno de lo grandes problemas que hemos detectado es cómo retrasan las concesiones y las puestas en marcha de proyectos las apelaciones, por lo cual es necesario que se penalice con severidad a quienes presenten apelaciones sin fundamento. En todo esto tenemos que coordinar muy bien con la Contraloría y el Ministerio de Hacienda.

¿En qué tema concreto con Hacienda?
Por ejemplo en materia presupuestaria. A veces los presupuestos son muy inflexibles, se previó una determinada cantidad para la gasolina, pero de pronto hubo una crisis internacional y al sétimo mes nos quedamos sin recursos, lo que nos obliga a la búsqueda de financiamientos extraordinarios. Todos son papeles que van y vienen, negociaciones en el congreso y en esto de la administración pública hay que tomar decisiones más rápidas.

¿Empresas que han tratado de invertir en el país han tenido que cambiar de destino por culpa del exceso de trámites y descoordinación entre entidades?
Yo veo que no hay en la parte ambiental una compilación bien ordenada de toda la legislación, mucho menos disponible en inglés y no hay homologación de criterios.


Ver comentarios