Enviar
El arte de reunirse
Largas, aburridas y sin sentido pueden ser categorizadas algunas reuniones laborales, aprenda a cambiar este factor

Gabriela Morúa
[email protected]

“Qué pereza” o “cuánto tiempo durará”, puede ser su reacción común ante una reunión laboral; estos pensamientos determinan lo mal que se organiza este recurso en su oficina.
Para lograr un cambio positivo, lo primero que se debe considerar es la estructura de la agenda, además de puntualizar las personas que deben asistir, el tiempo y los audiovisuales que necesitarán.
“La preparación es indispensable, y son instrumentos de gestión, no rituales. Y para que sean efectivas, se debe evidenciar que la reunión se justifica y es importante realizarla. Además, debe contar con una agenda y demostrar que el tiempo va a ser productivo”, comentó Gerardo Lacouture, vicerrector de Recursos Humanos y Desarrollo Organizacional de ULACIT.
Además se aconseja revisar continuamente el avance hacia el objetivo. En estos casos, la minuta es de gran ayuda para registrar los temas que deben ser tratados en otro momento.
Por otro lado, también menciona Lacouture ver la reunión desde el punto de vista de la interacción humana, al tomar nota sobre el clima de trabajo, el grado y la calidad de la participación, actitudes individuales que llaman la atención, conflictos que no se expresan abiertamente, entre otros.
De esta manera su realización será productiva para el crecimiento de la empresa.






Ver comentarios