Economía internacional da respiro fiscal al país
Enviar

Reforma en gastos e ingresos es parte de la receta para el Banco Mundial

Economía internacional da respiro fiscal al país

Ahorro es clave para sostenibilidad fiscal, según entidad

Convertir el déficit primario en un superávit que permita un ahorro público, que signifique tener dinero para invertir y reservas para utilizar en momentos difíciles, es la recomendación que dio el Banco Mundial con respecto a la situación fiscal de Costa Rica.
Tomar medidas en políticas monetarias, además de estructurales en métodos fiscales, donde se analicen primero los gastos y luego los ingresos, sin que esto signifique una reducción significativa del crecimiento económico, es parte del camino que recomendó el banco.
En los próximos cinco años, el país debe reducir el déficit fiscal, frenar la acumulación de deuda y encontrar medidas para iniciar planes de ahorro que le permitan tener políticas propias ante cambios en la economía mundial. Estos fueron puntos importantes señalados ayer en el Foro de Sostenibilidad Fiscal, realizado por la Unión de Cámaras.
No existe una receta de cómo hacer la reforma en el país, ni una forma de copiar lo que otros hicieron, ya que es algo muy propio de los diferentes estados, explicó Daniel Lederman, economista adjunto de la Región de América Latina y el Caribe del Banco Mundial.
Lo que sí ve claro es que se deben reformar los sistemas de gastos, así como el de ingresos, para modernizar y tener más claro en qué se invierten dineros, así como el propósito de nuevos impuestos.
El Banco advirtió que el país no tendrá la posibilidad de endeudarse en el exterior por medio de bonos el año entrante, lo que parece una oportunidad para encontrar “la medicina” al déficit y dejar de tirar la bola hacia adelante.
Asimismo, explicaron que haber aumentado los gastos del Gobierno respecto a salarios fue una muy mala decisión, especialmente en tiempos de crisis financiera, lo que pudo solucionarse aplicando el ahorro.
Una de las cosas favorables, aunque sea transitoria, es que el momento actual de la economía ayuda a que la situación fiscal no empeore.
Con una inflación a la baja, tasas de interés con la misma tendencia y un tipo de cambio con tan poca volatilidad, el país vive un respiro.
El déficit primario pasó de representar un 0,67% del Producto Interno Bruto (PIB) en marzo de 2014, a un 0,60% este año, con cifras entregadas por el Ministerio de Hacienda el martes de esta semana.
Esa caída se traduce en menos endeudamiento del Gobierno central, menores tasas de interés en los préstamos y montos más bajos por pagar en las cuotas de los préstamos.
Aun en medio de resultados, el gasto presionó el déficit financiero y lo mantuvo en una cifra negativa de 1,5% del PIB.
Se prevé que el déficit fiscal cierre este año en un 5,7% del PIB, de acuerdo con el Banco Central.

201504232039290.11.png

Fabio Parreaguirre
[email protected]
@fabiopLR

Ver comentarios