Enviar
Martes 17 Enero, 2012

Desinteligencias en el PAC

Durante más de una década los intentos por aprobar una reforma tributaria han sido infructuosos. Recordemos que en los cuatro años de la administración de don Abel Pacheco la iniciativa fue boicoteada con las miles de mociones de los diputados libertarios y que en el gobierno de don Oscar Arias se desistió de impulsar un proyecto en ese sentido, por considerarlo un esfuerzo inútil dada la manifiesta imposibilidad de aprobarlo en la Asamblea Legislativa.
Cuando hace algunas semanas la señora presidenta anunció conjuntamente con don Ottón Solís un acuerdo para aprobar un plan fiscal con los votos de las fracciones legislativas del PLN y del PAC, creímos que finalmente se lograrían los recursos que el gobierno necesita para mejorar su situación fiscal y evitar la inminente crisis económica que el país podría enfrentar.

Ese acuerdo fue un acto de madurez y de desprendimiento inusual en nuestro escenario político, cotidianamente pleno de mezquindad, maledicencia y ponzoña. Personalmente me agradó la exigencia de don Ottón de incluir la renta global y mundial y algunos otros aspectos que le dan progresividad al proyecto.
Pero lo actuado por don Ottón, con la aprobación de la Comisión Política del PAC, ha sido posteriormente minado y torpedeado por algunos diputados de su partido. A su acuerdo con doña Laura le han salido francotiradores en el propio PAC.
Un ejemplo de ello son las declaraciones consignadas en la entrevista que un medio de comunicación le hizo al diputado don Juan Carlos Mendoza, publicada el 30 de diciembre. Sus críticas y objeciones al proyecto y su deseo y augurio de que la Sala IV lo frene, evidencian su oposición al mismo. Su confesado arrepentimiento de haber votado la vía rápida para su trámite, es una clara señal de que llegado el momento su voto será negativo al proyecto.
Es evidente que hoy influyen más en don Juan Carlos las posiciones de sus actuales compañeros de viaje, los libertarios y socialcristianos, que las posiciones y compromisos de don Ottón y de la instancia superior de su partido.
Es probable que la expectativa de una alianza con esos grupos para las elecciones de 2014, sea más fuerte que su interés de preservar la identidad y el proyecto político del PAC.
También don Claudio Monge, en su doble condición de diputado y precandidato presidencial, ha condicionado su voto al proyecto y otros diputados de esa organización política han expresado reservas al mismo.
Las actitudes populistas de algunos de los diputados del PAC contrastan con la posición responsable y valiente de doña Laura y don Ottón, quienes son conscientes del costo político que deben pagar al impulsar el siempre impopular aumento de impuestos.
Con preocupación vemos cómo estas desinteligencias a lo interno del PAC ponen en riesgo el cumplimiento del acuerdo alcanzado para paliar el problema fiscal del gobierno y evitar una probable crisis económica que nos afectaría a todos los costarricenses.
Esperamos que al final el liderazgo del excandidato presidencial se imponga sobre el populismo y la demagogia de esos diputados.

Luis París Chaverri
Exembajador ante la Santa Sede