Enviar
María José Monge, directora de Fundación Monge, ejemplo de la Responsabilidad Social Empresarial en el país
“Con la RSE buscamos un impacto profundo”
Grupo Monge cuenta con programas en áreas de educación, social y ambiente

¿Cómo se incorporó la responsabilidad social empresarial (RSE) a Grupo Monge?
En 2006 decidimos destinar el 5% de las utilidades de cada país a la Fundación Monge. La idea es hacer cambios significativos. Tenemos presencia en Costa Rica, Honduras y Nicaragua.

¿Son iguales los programas en los distintos países?
Aquí tenemos 500 jóvenes becados para que el niño pueda ir al colegio y no tenga que desertar o ser excluido para ir a trabajar.
En Nicaragua y Honduras es para niños pequeñitos, porque la gran mayoría deja el estudio en primer grado de la escuela.

¿Qué se siente al ver a los chiquillos que cumplen sus metas?
Es increíble. Para mí es lo más grande que hay. No se trata de un aporte estrictamente económico sino de que los administradores de las tiendas asuman un apoyo completo. Les damos apoyo emocional para que tengan interés en el estudio, y apoyo económico para que no salgan a trabajar. Atacamos la deserción desde todos los lados.

Pero no es el único programa…
No, hay dos más. En “Apoyo Comunitario” nos ponemos en contacto con determinadas comunidades, asociaciones comunales y medios de comunicación, para apoyar a familias en momentos como desastres naturales. Nos asociamos con el gobierno, que da las casas, y nosotros las equipamos con menaje completo.

¿Y “Naturalmente Verde”?
Estamos cambiando la forma en que las tiendas y sus administradores manejan la energía, el agua y los suministros, bajándolos al mínimo. Este programa nos ahorró $0,5 millones en 2009.

¿Las empresas costarricenses aportan en RSE?
Es una obligación. No se debe preguntar, se debe hacer. El empresario, por lo general, está concienciado. Tenemos varias empresas amigas, con las que nos ayudamos
para ver cómo nos potenciamos.
La idea no es hacer algo que se vaya en el aire, que no se note. No una cosita aislada. Eso está bien, pero con la RSE buscamos un impacto profundo y generalizado.

¿La responsabilidad social pagó los platos rotos de la crisis?
Con nosotros no. Destinamos el 5% de las utilidades, hasta llegar a $1,3 millones en 2010. En nuestro caso, ese porcentaje se podrá incrementar, nunca disminuir.

Daniel Zueras
[email protected]
Ver comentarios