Al Qaeda reivindica atentados en Irak
La oleada de ataques es considerada una respuesta a las operaciones de seguridad del Gobierno iraquí contra los suníes en Bagdad. AFP/La República
Enviar

Pagaréis un precio caro por lo que hacen vuestras manos. No vais a soñar con la seguridad ni por la noche ni por la mañana, ni en el Eid, ni en un día normal


Al Qaeda reivindica atentados en Irak

El grupo Estado Islámico de Irak, vinculado a Al Qaeda, ha reivindicado los múltiples atentados del pasado sábado en Irak, que causaron más de 50 muertos y 245 heridos, en un comunicado publicado ayer en internet en las últimas horas.
La oleada de ataques fue una respuesta a las operaciones de seguridad del Gobierno iraquí contra los suníes en Bagdad, y en el norte y el oeste del país, explica la organización en la nota, cuya autenticidad no ha podido ser verificada.
Según los terroristas, los cuerpos de seguridad iraquíes han detenido a cientos de suníes y han atribuido cargos contra los hijos de algunos de ellos.
El Estado Islámico de Irak subrayó que con los atentados quiso enviar un mensaje rápido en el tercer día del Eid al Fitr, la fiesta que marca el fin del mes de ayuno musulmán de ramadán, al Ejecutivo y sus órganos de seguridad.
"Pagaréis un precio caro por lo que hacen vuestras manos. No vais a soñar con la seguridad ni por la noche ni por la mañana, ni en el Eid, ni en un día normal", prometió.
La organización instó a las autoridades a suspender las detenciones de suníes porque si no tendrán que afrontar más ataques.
El primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, ordenó ayer el inicio de una amplia operación de seguridad en el oeste y el norte del país para buscar y capturar a terroristas, según la televisión Al Iraqiya.
Tras el anuncio, ayer mismo, al menos 16 personas murieron y 70 resultaron heridas en dos atentados con explosivos en una cafetería y un mercado al norte de Bagdad, mientras que tres soldados iraquíes fueron asesinados por un grupo de hombres armados.
El ataque más mortífero fue perpetrado por un suicida contra un café popular en la ciudad de Balad, a 80 kilómetros al norte de la capital, donde doce civiles fallecieron y 45 sufrieron heridas.
El suicida detonó el cinturón de explosivos que llevaba adosado al cuerpo en mitad de la cafetería, cercana a la sede de la policía de Balad, informaron a Efe fuentes policiales.
La ciudad de Balad, de mayoría chií, se encuentra en la provincia de Salahedín, con una población predominantemente suní.
El estallido de un artefacto explosivo en un mercado popular en la zona de Tahrir, en la provincia de Diyala, causó además cuatro muertos y 25 heridos, así como importantes daños materiales.
En cuanto al asesinato de los militares, las fuentes explicaron que hombres armados dispararon contra tres soldados del Ejército que viajaban en un taxi en el sur de Mosul, capital de la provincia septentrional de Nínive.
El primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, ordenó  el inicio de una amplia operación de seguridad en el oeste y el norte del país para buscar y capturar a terroristas.

Bagdad/EFE

Ver comentarios