Logo La República

Martes, 18 de diciembre de 2018



PÁGINA 2


“Universidad del futuro” busca atraer estudiantes nacionales

Fabiola Vargas [email protected] | Jueves 30 octubre, 2014

“Es una universidad con un pedagogía diferente para que los chicos piensen, muy selectiva con el objetivo de crear líderes globales. Las aulas serán las principales ciudades del mundo”, dijo Alex Aberg, director de Minerva para América Latina. Gerson Vargas/LA REPÚBLICA


“Universidad del futuro” busca atraer estudiantes nacionales

Proyecto Minerva combina método presencial y virtual

Proponer la universidad del futuro, basado en un concepto de aulas digitales e interactivas, sin los salones de clases y los campus convencionales, es la propuesta del proyecto Minerva.

Su fundador, Ben Nelson, antiguo CEO de Snapfish, busca crear líderes globales mediante una educación “élite” en línea.
Las clases se pusieron en marcha en este segundo semestre de 2014 desde su sede principal en San Francisco, Estados Unidos.
El modelo de Minerva promueve que las aulas sean las ciudades en las que viven los estudiantes. Tiene un método de enseñanza que combina clases presenciales durante el primer año de la carrera en San Francisco, con otras que seguirán recibiendo a través de una plataforma en línea a la que pueden acceder los alumnos.
La idea es tener un portafolio de 20 ciudades. Por el momento se encuentran en la lista Buenos Aires y Berlín. Se espera que se incorporen Hong Kong, Nueva York y Londres.
Este proyecto busca tener un alto nivel académico, capaz de competir con el de las instituciones de la Ivy League —las ocho mejores universidades de Estados Unidos—, pero con un costo inferior y la oportunidad de ingreso sin restricción a estudiantes extranjeros.
Por esta razón, Alex Aberg, director de Minerva para Latinoamérica, visitó la semana pasada el país para reunirse con representantes de la Ulacit, United World Colleges, Country Day School y con egresados de Harvard, con el fin de promover la iniciativa y atraer estudiantes ticos.
“En setiembre iniciamos una clase con 30 alumnos; recibimos 2.500 solicitudes de 96 países. Estamos muy entusiasmados por que más chicos de la región ingresen a Minerva”, comentó Aberg.
El proceso de admisión incluye dos exámenes en línea que miden el liderazgo, creatividad, madurez y curiosidad; además se requiere un currículum “destacado” por parte del estudiante. La última etapa sería una entrevista.
Asimismo, el costo para ingresar a la universidad “élite” será de $28.800 anuales, que incluyen el pago de la matrícula, los cursos y la estadía en las ciudades.
“La aplicación no tiene costo, todos pueden realizar las pruebas. Minerva dispone de becas atractivas para abrir la oportunidad del acceso a esta nueva educación”, aseguró el director.
Por su parte, el proyecto logró la inversión de capital semilla más grande de la historia en Silicon Valley, con $25 millones solo para armar el proyecto en 2012 y en una segunda ronda de inversiones cuenta con unos $70 millones más.

Fabiola Vargas
[email protected]
@FabiVSola