55% de estudiantes de U públicas abandonan aulas
Lilem Valerio decidió dejar la UCR e ingresar a una universidad privada para realizar sus estudios en medicina. Gerson Vargas/La República
Enviar

UCR presentará plan para uso de cupos no utilizados

55% de estudiantes de U públicas abandonan aulas

Razones personales y laborales influirían en decisión de jóvenes

A falta de dos puntos para alcanzar la nota de ingreso a la carrera de medicina, Lilem Valerio decidió dejar la Universidad de Costa Rica (UCR), e ingresar a una universidad privada, donde hoy está a punto de graduarse.
Un 55% de los estudiantes que ingresa a las universidades públicas abandona las aulas, ya sea en forma permanente o temporal.
La mayoría de las fugas se dan en la UCR, seguida de la Universidad Nacional (UNA) y el Instituto Tecnológico de Costa Rica (ITCR).
De los 6.284 estudiantes que ingresaron a la UCR en 2007, un total de 4.498 no aparecen matriculados actualmente, es decir, el 72%. Esta cifra excluye a quienes lograron graduarse en ese lapso.
Sin embargo, la ausencia de los jóvenes no puede ser interpretada como deserción, a criterio de esta universidad.
“No es un reflejo de abandono de estudios, ya que un estudiante puede retomar su proyecto académico en el momento que lo decida”, dijo Anabelle León, directora de Becas.
Los datos que posee la UCR en este momento son similares a los que se derivan de un estudio hecho por la propia institución en el año 2000.
De igual modo, una investigación del Consejo Nacional de Rectores de 2005 establece que menos de la mitad de los estudiantes se gradúa en el tiempo esperado.
Para el caso de la UNA, la deserción alcanzó los 611 estudiantes y en el ITCR los 364 en un plazo de siete años, de acuerdo con datos de las universidades.
Por su parte, la Universidad Estatal a Distancia (UNED) no cuenta con datos oficiales sobre deserción debido a la inexistencia de una fórmula para el cálculo, señaló Luis Guillermo Carpio, rector.
La necesidad de insertarse al mercado laboral y un intento frustrado para cambiar de carrera son las razones más fuertes que impulsan a los jóvenes a abandonar la universidad.
La maternidad, el matrimonio, y el llevar estudios fuera del país se suman a la lista de posibles situaciones.
Adicionalmente, se encuentra el tema económico. La insuficiencia en el monto de las becas asignadas podría ser la principal causa, a criterio de la Contraloría.
Lo anterior se relaciona con el hecho de que cerca del 52% de los estudiantes de las universidades públicas son becados.
En términos de inversión, si los jóvenes que no aparecen hoy matriculados decidieran no volver a retomar sus estudios, el gasto en que habría incurrido el Estado sería de $23 millones.
Los estudios de la UNA demuestran que la deserción se da en los tres primeros ciclos de ingreso a la universidad.
En este momento, la institución realiza una nueva investigación para obtener información sobre las razones que inciden, y así atacar el problema.
Entretanto, el ITCR prepara un nuevo reglamento de becas y se trabaja con el programa Integratec, para facilitar el proceso de integración de los estudiantes de primer ingreso.
En la UCR aprobaron una revisión de las causas de abandono de aulas. Una de las iniciativas es asignar cerca de 1.800 cupos que jóvenes admitidos no utilizan.
“Por ejemplo, esos estudiantes pueden irse del país o matricular en otra universidad. No hacen efectiva la matrícula por razones múltiples. A partir del próximo año aumentaremos paulatinamente los cupos”, comentó Henning Jensen, rector de la UCR.

 

María Siu Lanzas
[email protected]
@La_Republica


Ver comentarios