Enviar
Gobierno hondureño anunció su solidaridad con Evo Morales, mandatario de Bolivia
Zelaya rechaza credenciales de embajador de EE.UU.

Presidente hondureño aseguró que Washington sigue siendo “aliado” de su país

Tegucigalpa
EFE

Honduras se sumó el viernes al conflicto entre Bolivia, Venezuela y Estados Unidos al negarse a recibir las credenciales del nuevo embajador estadounidense, aunque el presidente Manuel Zelaya dijo que Washington sigue siendo “aliado”.
Zelaya explicó que postergó la entrega de credenciales del embajador Hugo Llorens, que estaba prevista el viernes, para “ser solidario con los problemas que vive Bolivia, que se busque una solución al problema boliviano, con el fin de que se logre restablecer la paz”.
“Estamos siendo solidarios con el presidente (boliviano), Evo Morales, que ha denunciado una intromisión” de Estados Unidos en su país, puntualizó.
Pero Estados Unidos “es un aliado de Honduras, no va a tomar represalias simplemente porque yo estoy siendo solidario con Evo Morales”, expresó Zelaya ante decenas de periodistas después de un acto oficial en un barrio de Tegucigalpa.
Subrayó que “las relaciones de Honduras con Estados Unidos son relaciones entre los pueblos, entre los empresarios, con raíces históricas”.
Las relaciones de Bolivia y Venezuela con Estados Unidos están en una tensa situación, con expulsiones mutuas de embajadores, en momentos en que Morales atraviesa una crisis por enfrentamientos con la oposición, d
e la que responsabiliza, en parte, a Washington.
Zelaya enfatizó que Morales “está haciendo una grave denuncia” al involucrar a Estados Unidos en el conflicto de Bolivia y pidió “que no haya intromisión” en ese país suramericano.
Honduras es el más reciente miembro de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), promovida por el presidente venezolano, Hugo Chávez, a la cual se adhirió el 25 de agosto pasado y que también integran Cuba, Venezuela, Nicaragua, Bolivia y Dominica.
Sin embargo, el acuerdo de adhesión debe ser ratificado por el Parlamento hondureño, que lo recibió el pasado martes y no ha anunciado cuándo lo debatirá.
El presidente Zelaya aseguró que con su decisión “de ninguna manera” se busca “provocar un problema con Estados Unidos”.
“De ninguna manera estamos rompiendo relaciones, ni mucho menos”, agregó.
“Simplemente”, enfatizó, “es que el acto protocolario de la entrega de credenciales sea discutido con ellos (los estadounidenses) para otra fecha”.


Ike amenaza

La producción de petróleo y gas del Golfo de México está paralizada y sus plataformas desiertas a la espera del embate del huracán Ike, que presenta un peligro especial para las refinerías.
Con un diámetro de 1.500 kilómetros, el ciclón ocupaba el viernes prácticamente todo el Golfo de México y se dirige al corazón petrolero de Estados Unidos.
En la zona alrededor de Houston, incluido el canal que une a su puerto con el mar, hay nueve refinerías, que producen un 14% del combustible estadounidense.
Todas ellas están cerradas, lo que ha retirado del mercado 2,5 millones de barriles al día, dijo a Efe Rayola Dougher, economista del Instituto de Petróleo Estadounidense.
La intensidad de los vientos y las lluvias se intensificó el viernes sobre toda la costa del estado de Texas a pocas horas de la llegada del huracán Ike, que amenaza causar una situación catastrófica en la región.
La tormenta ya ha causado inundaciones y olas más de siete metros y obligado a la evacuación de más de 1,2 millones de personas de los sectores litorales.
Sin embargo, algunos residentes han desobedecido la orden y han decidido capear el temporal en sus casas pese a las advertencias de que las consecuencias pueden ser fatales.
Ver comentarios