Enviar

Volatilidad del tipo de cambio



Hay eventos en la vida del ser humano que son inevitables, como el noviazgo, el matrimonio, el trabajo, y el más inevitable de todos, la muerte.
La pregunta que surge es ¿cuándo se van a presentar?
Esa es la duda, pero se sabe que son inevitables.
Hacemos alusión al tema del tipo de cambio en Costa Rica, el Banco Central, con el objetivo de metas de inflación, deberá en algún momento dejar fluctuar al tipo de cambio.
Lo viene diciendo desde 2006, anunciando al mercado que no se puede evitar lo inevitable, el camino del tipo de cambio en el país deberá ser hacia la fluctuación.
Esta fluctuación, en teoría, sería administrada.
Es decir, el mercado define el precio de la divisa extranjera, pero con intervenciones de la autoridad monetaria, para evitar cambios abruptos en ese macroprecio.
¿Y por qué inevitable? El comportamiento actual del tipo de cambio nos lo está diciendo, ya que se encuentra ajustado al techo de la banda cambiaria, la cual se incrementa en forma diaria en 20 céntimos de colón.
Este ajuste al alza refleja la escasez de divisas en el país.
En un principio se creyó que la crisis internacional golpearía fuertemente a Costa Rica, producto de la poca entrada de divisas que se esperaba, especialmente por la baja en el flujo de la inversión extranjera directa y por el pago de la factura de importaciones.
Pero contrario a eso ha habido una entrada relativamente saludable de divisas al país.
Sin embargo, se mantiene la presión sobre el tipo de cambio, aunque aún no es asfixiante para la entidad monetaria.
Las preguntas son: ¿Cuándo será ese cambio?
¿Está el mercado preparado para una libre fluctuación de la divisa?
¿Existe un poder monopólico en el mercado cambiario nacional?
¿Habrá un flujo de divisas para satisfacer la demanda interna de dólares en el mercado económico?
Aún se mantiene un tipo de cambio real desalineado, representando una pérdida en términos de intercambio desfavorable para el país.
Esto afectando especialmente al sector exportador, por lo que se complica aún más al sector productivo, que ya está siendo golpeado por la crisis internacional.
Es inevitable, mientras el tipo de cambio siga su camino hacia el alza, esto incide directamente sobre los precios internos y afecta el cumplimiento del objetivo de metas de inflación del Banco Central.
Se reduce la efectividad de la política monetaria.

Economista, BCR Puesto de Bolsa
[email protected]
Ver comentarios