Enviar
Vivienda también apuesta al corto plazo

Compradores y dueños de inmuebles migran al mercado de alquiler como respuesta a la falta de liquidez, lo que eleva precios de renta

Daniel Chacón
[email protected]

El mercado inmobiliario nacional pareciera estar lejos de sufrir la crisis que experimenta el sector en Estados Unidos.
No obstante, las compras de inmuebles están en un punto muerto, y tanto desarrolladores como propietarios optan por alquilar las infraestructuras para generar una fuente de ingresos.
En el lado de los inquilinos, las restricciones crediticias impiden a la gran mayoría de las familias nacionales adquirir una vivienda en este momento.
En este grupo también hay personas que por una cuestión de oportunidad, esperan una baja en el precio de las viviendas para comprar.
Actualmente sectores que por tradición han tenido una alta oferta de residencias en alquiler, como Rohrmoser, hoy carecen de inventario. En los casos disponibles, el precio es elevado.
Ante esto los corredores de bienes raíces consideran que las tarifas de alquiler se incrementaron un 15% en el último año en el área metropolitana.
La cifra es similar al casi 14% de incremento anual en precios de alquiler que calculó el Instituto Nacional de Estadística y Censos, a diciembre pasado. Esto dentro del Indice de Precios al Consumidor.
“Nadie quiere comprar, la gente espera un cambio y por eso el comportamiento del alquiler. Ese aumento en la demanda por bienes rentados está presionando los precios”, comentó Mauricio Castro, presidente de la Cámara de Bienes Raíces.
Esta situación se presenta tanto en el mercadeo de viviendas en zonas residenciales, como en desarrollos exclusivos. Por ejemplo, el complejo Cortijo Los Laureles, ubicado en Escazú, modificó las políticas que prohibían alquilar.
Los corredores también visualizan la migración entre sectores residenciales de la capital. Por ejemplo, personas que viven en el área oeste con un presupuesto ajustado podrían buscar residencia en el este; situación que los agentes confirman ya se da.
Los sectores norte y sur se perfilan como polos asequibles, con desarrollos que tienen un costo de tierra inferior.
“La lógica empresarial indica que si no se puede vender, se alquila porque ya se tiene la masa creada. Los empresarios deben atender sus responsabilidades con los bancos, por lo menos para cubrir la cuota de amortización”, indicó Randall Alvarado, consultor de MERbrand, quien agregó no ver “un remate de hipotecas como en Estados Unidos, porque los bancos están readecuando las deudas.
Ahora los desarrolladores contactan con más frecuencia a corredores, luego de que en años anteriores los clientes llegaban directamente a los proyectos. También, implementan nuevas estrategias de mercadeo, como alquileres con posibilidad de compra.
“Sí hay una recesión en ventas; muestra de ello es que tengo un mes sin vender ni alquilar. Claramente hay más posibilidad en el alquiler”, aseguró Olga Chavarría, corredora de bienes raíces.




Ver comentarios