Enviar
Compañías permiten flexibilidad en vestimenta de colaboradores al finalizar la semana

Viernes casual se consolida como incentivo en las empresas

• La modalidad nació en Estados Unidos en los años 50 y poco a poco es vista más como cultura empresarial



María Krystal Echeverría
[email protected]

La llegada del fin de semana aligera la carga de trabajo y por ello muchas empresas han implementado una estrategia para crear un ambiente más relajado, basta con una simple licencia para usar ropa más informal y los colaboradores se sentirán en un ambiente más distendido, aunque se encuentren en horas laborales.
La práctica del viernes casual, cada vez más frecuente en las compañías, surgió como una estrategia para crear una atmósfera laboral más confortable en el último día hábil de la semana.
Esta tendencia que se inició en 1950 en Estados Unidos ha influenciado la conducta empresarial en el mundo. Por lo que firmas establecidas en Costa Rica han visto cómo un simple cambio de ropa sirve para crear un espacio de tránsito entre la rutina semanal y los días de descanso.
“El ambiente laboral es diferente este día a todos los demás, el simple cambio de vestimenta hace que la gente presente un comportamiento distinto al de los otros días, sin que por ello se pierda el profesionalismo en las labores”, afirmó Marcela Salas, jefe de Recursos Humanos de Pricewaterhouse Coopers Costa Rica.
En el caso de la multinacional, la política de permitir atuendos casuales los viernes fue puesta en práctica desde 2005 y asegura que para ese día el personal aprovecha para lucir lo que “está de moda” sintiéndose así, más libre para demostrar sus gustos.
“Hemos notado una actitud muy positiva de la gente por esta práctica que rompe el esquema de vestimenta de la semana. Incentivos como estos permiten al trabajador sentirse más identificado con la empresa al involucrar otros aspectos de su vida”, agregó Salas.
Otra de las empresas que estimulan a su personal mediante los “casual fridays” es Cemex de Costa Rica. Luego de que en 2006, un grupo de colaboradores adoptaran la iniciativa en el departamento corporativo.
“Esta práctica se ha extendido de manera espontánea, ya que se ha expandido a través de distintos departamentos, hasta el punto de que en la actualidad únicamente los gerentes y directores asisten los viernes en ropa formal”, manifestó Miguel Naranjo, gerente de Desarrollo de Mercados y Relaciones Corporativas de Cemex Costa Rica.
SC Johnson de Centroamérica S.A. es otra firma que emplea esta política y asegura que no es una moda sino un estilo de cultura empresarial, donde los colaboradores tienen la oportunidad de sentirse más cómodos en su lugar de trabajo.
“Empleamos la política desde 1998 y el personal realmente ha apreciado la oportunidad ya que lo toma como parte de los beneficios de la empresa”, señaló Alvaro Campos, gerente de Mercadeo para Centroamérica de SC Johnson.
Para los representantes de la firma cabe resaltar que la comodidad para trabajar en un ambiente mucho más flexible y de puertas abiertas repercute en un mejor clima organizacional.
Es así como en el país diversas empresas grandes y pequeñas implementaron el concepto de “viernes casual” dentro de su estilo de trabajo y han visto cómo este tipo de beneficios redunda en ventajas en términos de rendimiento laboral.
Asimismo, la cadena de supermercados Megasúper posibilita a su equipo utilizar ropa casual en el último día laboral de la semana, y aunque no permite usar jeans ni tenis, asegura que el personal aprecia tal modalidad.
“Nosotros los viernes tenemos que ir a puntos de venta y mantener contacto con personas externas. Por lo que debemos andar bien vestidos, permitimos la vestimenta casual pero no utilizar jeans”, mencionó Marcela Calderón, gerente de Mercadeo de Corporación Megasúper S.A.
A pesar de que la política de “viernes casual” es vista como un estímulo, muchas veces el término puede causar cierta confusión entre los empleados. El tema generacional tiene como consecuencia diferentes interpretaciones del concepto según la edad de cada trabajador.
Por esta razón, es importante que los colaboradores mantengan un estilo apropiado y acorde con el ambiente del lugar de trabajo. Para esto cada empresa mantiene un código de vestimenta que debe ser respetado.
Tales códigos se relacionan con el tipo de negocios que realiza la compañía ya que, no es lo mismo si se debe estar todo el día en contacto con clientes, a que si uno desempeña la jornada completa dentro de su oficina sin contacto con gente ajena a la compañía.
Por lo tanto, existen ámbitos laborales que exigen una presentación seria, en los que la credibilidad está íntimamente ligada a la apariencia y otras donde se acepta una forma de vestir más relajada.


Ver comentarios