Logo La República

Martes, 11 de diciembre de 2018



GLOBAL


Venezolanos ensayan para referéndum

| Lunes 29 octubre, 2007



Venezolanos ensayan para referéndum

Caracas EFE

El simulacro para el referéndum en el que los venezolanos aprobarán o rechazarán el proyecto de reforma constitucional propuesto por el presiente Hugo Chávez se desarrolló ayer con "normalidad", indicaron autoridades electorales.
Sandra Oblitas, directiva del Consejo Nacional Electoral (CNE), dijo a la prensa que la ejecución del simulacro transcurrió de manera "satisfactoria" a pesar de la intensa lluvia que cayó en algunas regiones del país, entre ellas Caracas.
Se trata de comprobar el funcionamiento de los equipos y los sistemas automatizados de votación y de que se familiaricen con ellos quienes tengan que manejarlos el día de la consulta popular, agregó.
La fecha del referéndum la fijará el CNE en función del día en que la Asamblea Nacional le entregue el texto definitivo de los cambios y de las decisiones que tome el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) sobre las consultas que se le Formularon en torno a la reforma.
El proyecto para modificar la Constitución de 1999 fue presentado por el presidente Hugo Chávez a la Asamblea Nacional (AN) el pasado 15 de agosto con el objetivo de cambiar 33 de sus 350 artículos.
En la última fase de discusión del proyecto, la AN incluyó variantes en otros 36 artículos con el fin de reforzar el enfoque "socialista" que Chávez quiere imprimir a la sociedad venezolana, según lo expresó él mismo.
La Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) consideró "moralmente inaceptable" la iniciativa presidencial, mientras que la oposición en bloque y el grueso del sector empresarial también la rechazaron.
Además, el mayor partido de oposición, Un Nuevo Tiempo (UNT), pidió el aplazamiento de la consulta por unos "dos o tres meses" para que los ciudadanos tengan tiempo de conocer el alcance de los cambios introducidos a última hora por la AN.
El proyecto de reforma apunta a la instauración de un sistema político, social, económico y territorial que los portavoces oficiales definen como "socialista" y que los dirigentes opositores califican de "totalitario".
Entre los artículos aprobados están el que permite la reelección presidencial indefinida y el que contempla la figura del "estado de excepción" que puede decretar el Ejecutivo en condiciones que considere de grave riesgo para el país, con una limitación de la libertad de información, uno de los que más polémica ha causado.
Otros cambios en la Carta Magna incluyen la posibilidad de configurar un nuevo ordenamiento territorial, la jornada laboral de seis horas y un nuevo concepto de la propiedad que, además de la privada, incluya la estatal, la social, la comunal y la popular.