Enviar

Reflejamos la realidad del mundo de los negocios, tal como lo entendemos, aunque respetamos si nuestra perspectiva no es a veces compartida por alguna gente


¿Vender empresas, vender patria?

Hemos recibido varias felicitaciones, así como algunas quejas, relacionadas con el análisis publicado ayer bajo el título “Se venden empresas nacionales: Qué dicha”.
Nos complace que esto y lo demás que publicamos sea leído y con sentido crítico.
Al mismo tiempo, deseamos aclarar algunos puntos, que parecen no haber sido entendidos bien en esa nota.
Primero, no estamos a favor ni en contra de que una empresa costarricense se venda a un extranjero.
Lo que hacemos es publicar sobre la realidad, y agregamos el “Qué dicha” porque el análisis económico nos enseña, que casi se duplica el capital financiero, cada vez que se realiza una venta de este tipo.
Lo anterior porque quien vende su empresa obtiene dinero, con lo cual puede montar otro negocio rentable. Entonces tendrá el país la empresa que se vendió a un extranjero, así como una nueva empresa nacional, siendo ambas fuentes de empleo y de crecimiento económico.
El costarricense tiene el derecho absoluto de disponer de sus propios bienes, ante cualquier comprador, siempre y cuando la venta no afecte la seguridad del país, cosa que no sucede en ninguna de las ventas de los negocios costarricenses en los últimos años.
Además, el hecho de que haya un negocio nacional menos, no es culpa del vendedor, que no es un vendepatria.
Hay más de dos millones de costarricenses adultos, que tienen la libertad y —no lo dudamos— la astucia y dinamismo, que les permitirían montar nuevos negocios, si aceptaran el riesgo de intentarlo.
Nuestra forma de analizar los temas puede no ser del agrado de todos. En ese caso, los invitamos a proponer otras soluciones.
¿Desea alguna gente, que el Estado controlara el comercio, y pudiera decidir, qué tipo de bien un ciudadano podría vender, a quién y por cuánto?
No creemos que un régimen así, sea productivo en absoluto.
Sin embargo, nos encantaría debatir este tema, con cualquier lector, por cierto con la pronta inauguración de nuestra nueva página Web, existiría una opción ágil para hacerlo.
Mientras tanto, como medio de comunicación, lo que hacemos es reflejar la realidad que se presenta día a día en el mundo de los negocios, tal como lo entendemos, aunque respetamos si nuestra perspectiva no es a veces compartida por alguna gente.
Este es el libre juego de ideas y emprendimientos que se produce en los países donde existe libertad de pensamiento y de expresión.

Ver comentarios