Enviar
“Vamos a ver una declinación de remesas"
Desempleo en EE.UU. presionaría a que flujos hacia Latinoamérica caigan por primera vez en nueve años

Erick Díaz
[email protected]

El envío de remesas ha jugado un papel de peso en las economías de América Latina, representando hasta un 18% del Producto Interno Bruto en países como El Salvador y Nicaragua, así como un 20% en Honduras.
De allí que surge la necesidad de analizar la proyección, anunciada en el estudio “Migración y remesas en tiempos de recesión”, de una caída en un 7% del envío de dinero hacia los países regionales para este año.
Gregory Watson, oficial de operaciones del Fondo Multilateral de Inversiones, del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), opinó que aunque las cifras no son las mejores, no se tiene que crear una catástrofe en torno al tema.

¿Cómo se comportarán las remesas durante este 2009?

Vamos a ver una declinación de remesas debido a que hay más desempleo y por los problemas con los tipos de cambio en Europa; eso sí, es difícil saber cuánto caerán, pues depende de las condiciones de cada país. Sin embargo, no olvidemos que las remesas no son solo un flujo de capital, sino además de amor familiar, por lo que los emigrantes harán todo lo que puedan para mandar sus dineros. De hecho, hemos visto que están usando sus ahorros para sostener los envíos.

¿Cuáles causas están presionando a los flujos de capital enviados del extranjero?

Primero, cambios en el empleo, pues hemos visto una caída en el trabajo de construcción en Estados Unidos y España, donde está la mayor parte de emigrantes de América Latina. Segundo, y dependiendo de los países, afecta el tipo de cambio; por ejemplo, si es un país que recibe mucho dinero de Europa, la caída del euro impacta negativamente el valor de las remesas.

¿Qué consecuencias enfrentan las economías en este entorno?

Van a tener más presión en seguridad social, pues si la gente usa las remesas para mantenerse arriba de la línea de pobreza, y ahora recibe menos dinero, va a necesitar ayuda estatal. Además, en un grado macro tendrán menos dinero extranjero en sus reservas. Pero lo que no vamos a ver es que los emigrantes regresen a sus países de origen, por las restricciones de accesos a países desarrollados, como Estados Unidos.

¿Cuál es el efecto para Costa Rica, desde dónde salen remesas?

Vemos la presencia de remesas intrarregionales. Como es más difícil entrar a países desarrollados, un nicaragüense verá que es más sencillo cruzar la frontera de Costa Rica, país que refleja indicadores económicos positivos. Veremos cada vez más este tipo de migraciones, como sucede en Brasil con la llegada de bolivianos y paraguayos.

¿Cómo pueden actuar los bancos en este escenario?

Cerca de un 20% de las remesas que entran a América Latina está disponible para decisiones ajenas al consumo, como ahorro e inversiones en educación y vivienda. Por eso lo bancos pueden ofrecer servicios de seguros, vivienda, educación para emprendedores y micropréstamos.


Ver comentarios