Enviar
Uribe espera liberación de rehenes

Guerrilla confirmó que liberarán a dos secuestradas y al hijo de una de ellas

Bogotá
EFE

Alvaro Uribe, presidente de Colombia, declaró el viernes que espera que se concrete la liberación de tres rehenes de la guerrilla de las FARC, que confirmó que los pondrá en libertad “como desagravio” al jefe del Estado de Venezuela, Hugo Chávez, cuya mediación para ese fin la canceló el gobierno de Bogotá.
Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) han confirmado en su página de Internet que liberarán a la ex candidata a vicepresidente Clara Rojas, al hijo que esta tuvo hace más de tres años con un guerrillero y a la ex congresista Consuelo González.
“Estamos, en la víspera del día de Navidad, a la expectativa de que liberen a los secuestrados. Ojalá, ojalá eso se dé. Es lo que deseamos”, dijo Uribe en la entrega de donaciones a militares heridos en combate.
El anuncio de liberación, divulgado el día 18 en una nota enviada por las FARC a la agencia oficial cubana Prensa Latina, mantiene expectantes a sus familiares, que se plantean viajar a Venezuela por presumir que allí serán entregados.
En las últimas horas la agrupación rebelde confirmó en su sitio de Internet la liberación “como desagravio” a Chávez, cuya mediación entre el gobierno colombiano y las FARC por un acuerdo humanitario fue cancelada por Uribe el 21 de noviembre por discrepancias sobre esa gestión.
Tras esa decisión, Chávez declaró congeladas las relaciones bilaterales y ha criticado varias veces al gobernante colombiano.
Las FARC tienen en su poder a 45 políticos, soldados, policías y estadounidenses que aspiran a intercambiar por unos 500 guerrilleros presos.
Entre los rehenes se encuentra la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt, quien también tiene nacionalidad francesa y fue compañera de candidatura de Clara Rojas, con la que fue secuestrada en febrero de 2002.
“Nosotros hemos dicho, desde hace varias semanas, que si el grupo terrorista de las FARC entrega los secuestrados al presidente (Nicolás) Sarkozy (de Francia) o al presidente Chávez, por quien expresan estos terroristas de las FARC consideración, respeto y dicen tener identidad con él (…), bienvenida esa liberación unilateral e incondicional”, dijo Uribe.
El diario El Tiempo, de Bogotá, señaló que, según fuentes cercanas al Ministerio venezolano de Exteriores, el lugar escogido para la entrega de los tres rehenes sería el estado de Amazonas (Venezuela) y que se produciría el 23 ó 24 de diciembre próximos.
Sin embargo, expertos en las negociaciones con las FARC, como el periodista Carlos Lozano Guillén, director del semanario comunista Voz, pusieron en duda esta posibilidad dada la lejanía de esa zona venezolana.
Medios de comunicación, tanto de Colombia como de Venezuela, han mencionado la posibilidad de que los tres rehenes ya estén en Venezuela tras cruzar la frontera por una zona de poca presencia militar entre el departamento colombiano de Arauca y el estado venezolano de Apure.
Incluso han divulgado la posibilidad de que también esté en Venezuela Ingrid Betancourt, debido al precario estado de salud que mostró en las imágenes conocidas en noviembre de ella.
Sin embargo, desde Caracas, el vicepresidente venezolano Jorge Rodríguez calificó hoy de “falsas” las informaciones difundidas por varios medios según las cuales los tres rehenes que las FARC han anunciado que liberarán están ya en Venezuela.
“Es completamente falso. Eso actúa en contra de la seguridad de los rehenes. Les pido a los medios que tengan mesura, precisamente para resguardar la vida de esas personas”, dijo Rodríguez a la prensa al ser consultado sobre la veracidad de esas informaciones.
La abogada Clara Rojas, que acaba de cumplir 44 años, era la compañera de candidatura de Betancourt para los comicios de mayo de 2002, que ganó el actual gobernante Uribe, quien fue reelegido en 2006 para otros cuatro años.
Las dos políticas fueron secuestradas en las selvas del Caquetá (suroeste).
Las FARC exigen desmilitarizar dos extensos municipios situados en el suroeste de Colombia, pero el gobierno no lo acepta por razones de soberanía y seguridad.
El presidente Uribe insistió el viernes en que su gobierno ha “hecho muchos, muchos esfuerzos” para lograr un acuerdo humanitario, pero reiteró que no acepta desmilitarizar la zona exigida por las FARC sino opciones como una “zona de encuentro” propuesta por la Iglesia católica de 150 kilómetros cuadrados y en un lugar despoblado.
El viernes, por otra parte, se conmemoró el décimo aniversario del secuestro de los cabos del ejército Pablo Emilio Moncayo y José Libio Martínez, que supone uno de los cautiverios más largos de la historia.
Ver comentarios