Enviar
Viernes 17 Julio, 2015

La reciente aprobación del financiamiento del BID por $100 millones para el Programa de Integración Fronteriza representa una excelente oportunidad

Urgente mejorar infraestructura logística

Costa Rica debe preocuparse por su infraestructura logística, en especial, la modernización de sus puestos fronterizos y las vías que nos llevan a ellos. Una mejora sustancial en nuestra infraestructura logística impactará positivamente la competitividad del país y facilitará el comercio.
El estado actual de puestos fronterizos en el país es el peor de Centroamérica, según lo revela el estudio realizado por la Fundación Georgia Tech. En los últimos 30 años, a excepción de la apertura del puesto de Tablillas, la inversión en las fronteras se ha limitado al mantenimiento básico de instalaciones, excluyendo las áreas de atención a usuarios, la infraestructura vial y ampliación de edificaciones.


Actualmente, hay muchas limitantes para el adecuado funcionamiento de nuestros puestos fronterizos, en gran parte por carencias presupuestarias. Podemos empezar por resaltar lo más obvio, una infraestructura insuficiente: en la estructura del puesto fronterizo y en la infraestructura vial que lleva a las fronteras.
De nada sirve mejorar los puestos fronterizos si no se hace de forma integral y coordinada con el MOPT y el CONAVI para planificar y ejecutar obras viales que hagan el transporte logístico más eficiente. Inclusive, podríamos mencionar la necesidad de concretar las obras del corredor norte, para crear un canal más directo entre las dos fronteras y evitando el paso de transporte de carga por el Valle Central.
Hay que destacar que el adecuado funcionamiento de estos puestos se ve afectado por la ausencia de mecanismos estructurados para la coordinación interinstitucional. En estos puestos, convergen funcionarios de aduanas, de migración y de fuerza pública; sin embargo, esto se traduce en una ejecución de operaciones desorganizada, inseguridad, y falta de controles para los usuarios.
Debe haber una labor integral y coordinada por parte de los actores gubernamentales que garanticen eficiencia y productividad, lo cual podría lograrse mediante el nombramiento de un gestor que administre el puesto fronterizo o la creación de una entidad de gobierno cuya función sea la administración de puestos fronterizos.
En conclusión, la infraestructura que un país ofrezca, incluyendo la logística, repercute directamente en su competitividad. Para mejorar los puestos se debe concretar en la modernización en cuatro dimensiones: i) infraestructura; ii) recurso humano; iii) sistemas informáticos y iv) regulaciones del paso de mercancías.
La reciente aprobación del financiamiento del BID por $100 millones para el Programa de Integración Fronteriza representa una excelente oportunidad para alcanzar esta meta, no obstante necesitamos apoyar al gobierno en sus iniciativas para mejorar la infraestructura logística, pedirle celeridad en los procesos y fomentar la participación privada para alcanzar esta mejoría.

Carlos Camacho
Arias & Muñoz
[email protected]