Enviar
Urgen las soluciones

La llegada del verano trae consigo, entre otras cosas, no solo mayor afluencia de turismo nacional e internacional, sino además faltantes de agua por la mayor demanda que se genera, porque deja de llover y por la posibilidad de incendios forestales además de los siempre posibles en zonas urbanas.
Esto indica que deberían estar ya definidas las medidas que serán adoptadas para paliar ambos problemas cuya solución definitiva está lejos de alcanzarse en el país.
¿Cómo se solucionará el problema de la gente que tendrá falta de agua potable durante el verano? Tanto el gobierno central como las municipalidades, que están permitiendo un crecimiento desbordado y sin regulaciones en muchas zonas, deberán enfrentar la situación y encontrarle solución inmediata, mientras se aprueban leyes, se implementan, y se generan los mecanismos de control adecuados para vigilar su cumplimiento de manera que los mencionados problemas dejen de ser tales.
¿Cómo se resolverá sobre la marcha, en caso de darse un incendio en uno de los tantos lugares del país que no cuentan con hidrantes o que los tienen pero sin que a ellos llegue agua o esta no tenga la presión suficiente para la rápida operación del Cuerpo de Bomberos?
Igualmente, la respuesta la tienen las autoridades. Un país como este, que se precia de querer caminar hacia el desarrollo no puede justificar ante sus ciudadanos y ante el mundo que no cuente con un sistema de hidrantes en todos los lugares necesarios del territorio nacional. Un servicio público indispensable que debe existir para garantizar a la población y a quienes nos visitan, al menos, los recursos idóneos para que los bomberos actúen en forma inmediata y eficiente si se produce un siniestro.
Sin duda, la llegada del verano recuerda muchas cosas, aunque estas y otras son en realidad importantes tareas pendientes que Costa Rica no puede seguir ignorando como si no dependieran de ellas la salud pública, la vida de las personas y sus bienes materiales.
Ver comentarios