Enviar
Una fiscalización más decidida


El Estado costarricense padece de una seria enfermedad desde hace muchos años, sin que a la fecha se haya podido encontrar una cura definitiva.
Los síntomas son recurrentes y constantemente se dan a conocer a través de los medios de comunicación. El mal afecta a diferentes partes del “organismo estatal” sin distinción y en la última ocasión atacó al Consejo Nacional de Producción (CNP).
La enfermedad se resume en la incapacidad de la administración para atender y enfrentar adecuadamente las irregularidades y anomalías que se presentan y se propagan como virus sin control entre las distintas instituciones, pese a que se conoce de su existencia.
Los presuntos fallos en el CNP sobre presupuestos otorgados a proyectos aparentemente en forma anómala, ya eran de sobra conocidos por la administración.
La Contraloría, mediante informes publicados en 1998 y 2002, había advertido de los síntomas anómalos que venía sufriendo la entidad. Pese a ello, la situación al parecer se siguió repitiendo.
Por eso resulta inaceptable que —ante nuevas denuncias de presuntas anomalías— jerarcas gubernamentales aleguen ahora desconocimiento de la situación que atravesaba la entidad, cuando las advertencias estaban ya sobre el papel.
Reclamar mayor responsabilidad y fortaleza en la toma de decisiones para que anomalías en contra de los dineros públicos no se repitan, no es la única acción que debe tomarse.
Más importante aún sería replantear los mecanismos de fiscalización que tiene el Estado actualmente, máxime si las aparentes anomalías ya se habían advertido, pero las acciones nunca evitaron que presuntamente volvieran a ocurrir.
En este punto, el papel de la Contraloría y de otros órganos fiscalizadores de los procesos burocráticos quizás requieran mejoras para que puedan llegar a convertirse en medicamentos verdaderamente adecuados contra las enfermedades del sistema estatal.
Su papel debe ser más decidido, sus órdenes deben ser más respetadas. Solo así dejarán de ser simples placebos contra un mal que continúa repitiéndose constantemente.
Ver comentarios