Enviar
Una actitud responsable


El crimen, la inseguridad ciudadana, la falta de empleo y el costo de la vida son los principales problemas de los costarricenses hoy, entre otros que agobian la vida nacional.
Además de soportar los efectos de la infiltración del narcotráfico en el país, que aprovechó la corrupción, la pobreza y el débil control por parte de las autoridades para desarrollar acciones en territorio nacional, los ticos cargan ahora los efectos de la crisis económica.
Ninguno de los dos problemas tuvo su origen en el país. No obstante, la llegada del crimen y la inseguridad sí pudo preverse pues al estar golpeando tan duro a Colombia y México principalmente no era difícil calcular su llegada a territorio nacional dadas nuestras condiciones.
No se tomaron medidas a tiempo y ahora, que el problema ya es una realidad, una ley para permitir el control a las autoridades se demora en la Asamblea Legislativa por abarcar ciertos aspectos que algunas personas consideran lesivos a la privacidad.
No obstante, qué más lesivo a la privacidad y al derecho a la vida en libertad que ambas sean violadas por los delincuentes a diario. Es el momento de llegar a un gran acuerdo nacional en el que se considere prioritario dotar al país de los instrumentos para que la paz vuelva a reinar, al menos en alguna medida. Y esta tarea está ahora dependiendo del Primer Poder de la República y de las autoridades.
En cuanto a la crisis económica, nada podía hacer Costa Rica por evitar que se desencadenara. Pero los errores que la generaron en los países ricos, los más desarrollados, deben servirnos de lección para no caer más en ellos.
Algunos en Europa afirman en estos días que será necesario reinventar el mundo. Si no reinventarlo, al menos sí despojarlo de actitudes y formas de actuar que, está visto, tienen muy malas consecuencias.
Como lo hemos sugerido en este espacio, al gobierno le toca hacer su parte en la actual coyuntura y al sector privado la suya. Es la hora de una filosofía empresarial no sustentada únicamente en la tradicional mira del mayor rédito, sino en contribuir mediante una verdadera responsabilidad social.
De la actitud del gobierno y el empresariado dependerá la forma en que Costa Rica logre superar la actual crisis.
Ver comentarios