Carlos Denton

Carlos Denton

Enviar
Miércoles 20 Febrero, 2013

Lo bueno del IVA, usado por casi todos los países del hemisferio Costa Rica y los Estados Unidos son algunas de las excepciones es que es muy difícil la evasión.Pero no se puede negar que no es impuesto “progresivo


¿Un plan fiscal nuevo?

Cualquiera que analiza la situación fiscal estaría de acuerdo en que no se puede seguir financiando la mitad del gasto del gobierno buscando fondos prestados dentro y fuera del país. ¡¡Hay que reducir gastos y buscar ingresos nuevos!!
Informalmente se escucha que la administración actual pretende presentar un plan de reforma fiscal más tarde en el año vigente, para que se analice y apruebe en el intervalo de 2014, después de las elecciones, y antes de que asuma el gobierno nuevo.
La lógica sería que los diputados estarían más anuentes a aprobar un aumento de impuestos cuando van saliendo, cuando conocen los resultados de las elecciones y donde quedaron parados. ¡La idea no es mala!
Pero tampoco se puede esperar que no haya cuestionamientos y posiciones tomadas en contra, especialmente si no se realiza un trabajo permanente para consensuar lo que finalmente se presente en ese entonces.
En el pasado, cuando se ha preguntado en encuestas a costarricenses si están de acuerdo en que “hay que reducir los gastos del gobierno” la respuesta es casi unánime que sí hay que hacerlo.
Pero cuando se pregunta si están de acuerdo en que para reducir los gastos hay que recortar personal, hay división; los empleados públicos (y son muchos) no están de acuerdo, y los de otros sectores no necesariamente están de acuerdo tampoco.
El problema es que en varias instituciones es tanto lo que del presupuesto va para pagar planillas que no queda para materiales o proyectos.
Este tema, de recortar planillas, no es uno que quisiera tocar la administración actual, o así parece, y es posible que tampoco lo quieran hacer algunos diputados.
Sería importante que este tema fuera abarcado este año y consensuado, si quieren tener éxito con el plan de reforma fiscal nuevo.
La manera más eficiente para obtener los recursos que requiere el gobierno es convirtiendo el impuesto de ventas en uno de “valor agregado” (IVA) incluyendo a los servicios como imponibles. ¡¡Nada más!!! Habrá una protesta y vociferación de varios proveedores de servicios —los médicos, los centros educativos privados y otros. Aunque hubiera que reducir la tasa para algunos, sería lo más prudencial políticamente hablando. ¡Pero que paguen algo!
Lo importante es que se introduzca el concepto de IVA y que este se cobre sobre la cantidad de productos y servicios más amplios posible. Un IVA del 13%, y nada más, pudiera cubrir mucho del hueco fiscal existente.
Lo bueno del IVA, usado por casi todos los países del hemisferio —Costa Rica y los Estados Unidos son algunas de las excepciones— es que es muy difícil la evasión.
Pero no se puede negar que no es impuesto “progresivo”. Los que tienen menos pagarán más de sus ingresos proporcionalmente, si el IVA se implementa.
Todo este tema del IVA también habrá que abarcarlo este año si se quiere una reforma.
Si se consensúan estos dos temas —el recorte de gastos y la implementación del IVA— es posible que se pudiera llegar a algo en el primer semestre de 2014.

Carlos Denton
[email protected]