Enviar
Un paso adelante en democracia

En el momento en que se aprobó en el país la realización de un referéndum para que fuera el pueblo costarricense quien por votación directa decidiera algo de trascendental importancia para su futuro como el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos, Centroamérica y República dominicana, se dio un firme paso adelante en el ejercicio de la democracia.
Por primera vez en este país se llevaría a cabo una actividad que en otros lugares del mundo se utiliza para que, en ciertos asuntos de importancia, la población en una forma directa pueda manifestar su voluntad, pero que aún no se había utilizado en Costa Rica.
Este hecho llamó ya la atención de muchos que, hasta ese momento, no se habían interesado ni tenían conocimiento sobre los términos en que se había firmado ese TLC. Comenzaron a formarse grupos de estudio y a externarse opiniones a favor y en contra de la posibilidad de que se refrendara dicho tratado.
Sin embargo, no es hasta en los últimos tiempos, y especialmente en los últimos días, cuando se percibe en el país un verdadero ambiente de interés por parte de la ciudadanía por debatir sobre el fondo del extenso y complejo documento y una clara participación argumentando, analizando, buscando convencer y evidenciando una mayor madurez alcanzada por la población en esta materia.
Sin duda, el debate sobre el TLC y la posibilidad de que sea la ciudadanía quien lo acepte o no ha permitido crecer al país en materia de sus derechos ciudadanos.
Es una Costa Rica interesada en informarse, que quiere participar en la toma de decisiones sobre su futuro en forma responsable, lo que el mundo puede observar en este momento.
Ese es un buen paso adelante, una actitud madura como país que, independientemente de cual sea el resultado en las votaciones del próximo domingo, debería llevar a todos los costarricenses mayores de edad a las urnas para completar esa imagen de pueblo educado y consciente.

Ver comentarios