Un modelo de turismo adecuado
Enviar
Un modelo de turismo adecuado


Destacan en el país ya dos tipos de turismo y estudios realizados sobre ellos arrojan información importante en cuanto a beneficios y consecuencias sociales y ambientales, según se detalla en un reportaje de LA REPUBLICA ayer. El estudio contrasta dos modelos tomando como ejemplo dos regiones.
Por un lado, el ofrecido en la playa de Tamarindo, en Santa Cruz, que se desarrolla con un mínimo de control, masivamente y presionando de más a los recursos naturales. Es un turismo impulsado en gran parte por extranjeros y que ha afectado la disponibilidad de recursos naturales al punto de perder la playa su calificación de Bandera Azul.
Por otra parte, el modelo que se ofrece en La Fortuna de San Carlos, Alajuela, es más respetuoso del medio ambiente y propiciador del mantenimiento de un importante centro poblacional en donde la gente se ha visto beneficiada por el surgimiento de microempresas familiares y en donde las inversiones no han desplazado a los empresarios locales.
Es de mucha utilidad contar ya con datos como los que se dan provenientes del XIII Informe Estado de la Nación, puesto que el país debe tomar una definición sobre el tipo de turismo que desea.
Por ser algo que incidirá de manera importante en el futuro del país, el Instituto Costarricense de Turismo debe referirse sin demora a este tema y proponer lo más acertado ante la presente disyuntiva.
El estímulo y crecimiento del turismo no debe ser indiscriminado. Hay aspectos positivos y aspectos negativos en él y urge definir las cosas para propiciar un desarrollo del sector que no cause deterioro ambiental y que permita el desenvolvimiento económico de los habitantes de las diferentes regiones en el marco de su cultura.
Solo así podrá conservarse aquello que ha permitido a Costa Rica posicionarse en el mundo con la imagen de protector de los recursos naturales y poseedor de una cultura de paz y cordialidad.
Si nuestros recursos naturales, nuestra cultura y forma de vida se deterioran por un desarrollo descontrolado, estaríamos matando la gallina de los huevos de oro que tantos beneficios puede traer a propios y ajenos si se sabe manejar.

Ver comentarios