Enviar
Sábado 14 Junio, 2014

Por primera vez el PAC lo está entendiendo. Una cosa es ser oposición y otra Gobierno


Un mes con el PAC

Hace un mes inició una nueva etapa en la política costarricense, el bipartidismo llegaba a su fin, el nuevo partido en el poder, que cuenta con un gran número de exmilitantes mariachis y pericos, prometía un cambio en la forma de hacer política.
Hoy, una serie de contradicciones ha puesto en entredicho el discurso utilizado por el PAC desde sus albores. Por primera vez el PAC lo está entendiendo, una cosa es ser oposición y otra Gobierno.
Según la I.C. el Gobierno quiere quedar bien con todos, y eso hace que no quede bien con ninguno. El mismo Ottón Solís, le ha pedido al gabinete que respete el Código de Ética.
Ejemplos de contradicciones sobran. Su facilidad para negociar derechos humanos con tal de obtener poder en la Asamblea Legislativa, hecho que no prosperó por el descontento que generó en redes sociales, para luego izar la bandera de la diversidad en casa presidencial.
Señalar durante años un órgano como la DIS en la Asamblea Legislativa, con diatribas incendiarias, para hoy, con el poder en la mano, hacer la vista gorda de sus mismas peticiones y críticas, misma suerte que parece llevará el CONAVI, pues dentro del Plan Rescate del PAC, en el apartado “10 compromisos con Costa Rica”, en el punto 1 “Desarrollar y mejorar la infraestructura de transporte” citaban el cierre del CONAVI, pero en la página oficial del MOPT se anuncia una inversión de ¢1.140 millones en demarcación de la red vial nacional.
El tomar posición durante la crisis de los maestros, dándoles el voto de apoyo, para tomar el poder días siguientes, y ahora sí, sintiéndose autoridad, y demostrando poca pericia para negociar terminar amenazando con declarar ilegal la huelga, situación donde la I.C. debió intervenir.
Las inconsistencias en el actuar del nuevo gobierno han calado hasta en sus aliados del 1° de mayo. El Partido Frente Amplio ya alzó su voz condenando la derogación del Decreto P-30 de la expresidente Laura Chinchilla que negaba la posibilidad de que el Estado negociara con evasores fiscales, aspecto que dejó ver a un Helio Fallas, ministro de Hacienda, afirmando una cosa y Luis Guillermo Solís otra totalmente distinta. Rodolfo Piza también se manifestó en contra, pues el PAC no ha cumplido pacto del 1° de mayo.
Desde el primer decreto presidencial se podía vislumbrar lo que veríamos en el mes entero, dicho decreto pedía intervenir nueve alcantarillas en el país, ignorando que ya siete de ellas habían sido reparadas.
Luis Guillermo Solís ha pedido que le den 100 días y después de ahí que le critiquen lo que se deba criticar y aplaudan lo que merezca aplauso, hay que ser realistas, no se gobierna con varita mágica, no obstante a tan solo un mes hay puntos cuestionables, como los cambios de posiciones con los cuales se vendió un candidato en campaña o un partido siendo oposición.
Para que este respete sus propios principios, peticiones y críticas a gobiernos anteriores no es necesario tener 100 días en el poder, sino, ser consecuentes.

Jossue Daniel Peña

Estudiante de derecho