Un año de ser Inversionista
Enviar

Un año de ser Inversionista

201505312244150.fabioperreaguirre.png
Hace un año exacto que el título de esta sección fue “Banda estrecha: la meta”, para aquel primer lunes de junio de 2014, Olivier Castro tenía menos de tres semanas de liderar el Banco Central y este servidor una semana de ser editor de esta sección.
Atrás quedó un año apasionante para los que amamos del análisis de la economía y las finanzas —es un gusto adquirido— con movimientos tanto nacionales como extranjeros en los que tratamos de dar valor agregado a sus tomas de decisiones como inversionistas, empresarios, padres de familia, entre miles de facetas más que tienen los agentes económicos.

Aumentos o disminuciones de tasas de interés que repercuten en la vida de los consumidores, cuánto más se tendrá que pagar por el préstamo o de cuánto se trata el nuevo respiro. Por otro lado, las estrategias para los inversionistas respecto al movimiento en los rendimientos por este tipo de indicadores, tanto en colones como en dólares.
La inflación no nos dejó un solo mes para el descanso, primero relativamente alta o con expectativas de crecimiento hace un año, hoy con los indicadores de precios más bajos de los últimos 30 años, que les dan un premio importante a los que tomaron títulos en colones.
El análisis para los inversionistas ha sido arduo los últimos 365 días, y lo seguiremos haciendo, al fin y al cabo lo que buscamos es que usted querido lector se nutra de toda la información para que tome decisiones que le generen rentabilidades altas.
Uno de los temas que más me gustó como lo cubrimos fue adelantarnos prácticamente un mes a la decisión de la calificadora de riesgo internacional Moody’s sobre la rebaja en nota de nuestro país y la pérdida del grado de inversión.
Ese fue un agosto interesante, ya que muchos pensaron que lo hicimos muy pronto, pero luego de forma muy atinada, varios de ustedes nos llamaron o nos indicaron sus agradecimientos por los consejos oportunos antes de la noticia.
Sin duda, este año ha estado lleno de cosas interesantes. El cambio en el régimen cambiario lo hemos vivido los últimos 12 meses, ya que primero fue de facto, hasta que el Central decidió de forma atinada pasar a la flotación administrada.
El último tramo de los eurobonos, la Guerra de Divisas, la lenta recuperación en Estados Unidos, la inyección de euros a la economía del Viejo Continente con el Q.E., los planes para Grecia, la deflación japonesa, podría seguir con miles de temas.
Y el más importante de todos, el que más me preocupa, el déficit fiscal visto desde todos los vértices, colores, sabores, soluciones, la verdad que el aprendizaje de este último año, ninguna universidad lo entrega, más que la vida.
En fin, solo quiero seguir siendo Inversionista, poder seguir siendo esa herramienta que todos los lunes de forma sencilla y directa, le da un informe de cómo vemos la economía desde una sala de redacción, con la coordinación de un gran equipo editorial y los mejores analistas que las diversas fuentes nos regalan.
 


Ver comentarios