Enviar
Los 27 ofrecen al gobierno isleño diálogo incondicional
UE levantará sanciones contra Cuba

Washington afirma que la decisión de la Unión Europea da legitimidad a un régimen dictatorial

Bruselas
EFE

La Unión Europea acordó ayer levantar las sanciones diplomáticas contra el régimen cubano y abrir un diálogo político incondicional, decisión cuya efectividad será revisada dentro de un año, confirmó ayer el ministro de Asuntos Exteriores español, Miguel Ángel Moratinos.
“Los ministros de Asuntos Exteriores de los veintisiete hemos decidido unánimemente levantar definitivamente las medidas de 2003 e iniciar una etapa de diálogo que no esté condicionado ni limitado por unas medidas que el gobierno español cree que nunca habían servido para gran cosa y habían sido incluso contraproducentes”, dijo Moratinos en rueda de prensa.
Los jefes de la diplomacia europea llegaron a dicho compromiso durante una cena celebrada en el marco de la cumbre de jefes de estado o de gobierno de la Unión Europea.
La Habana ha considerado hasta ahora indispensable que Bruselas elimine completamente las sanciones, antes de aceptar las ofertas de diálogo de los Veintisiete.
La Unión Europea ha decidido por tanto facilitar un proceso de diálogo político “recíproco, incondicional, no discriminatorio y orientado a conseguir resultados”, en el marco de los “cambios emprendidos por el presidente R
aúl Castro”.
Vuelve a ofrecer un diálogo “global y abierto” sobre “todas las cuestiones de interés mutuo” y cuya efectividad será evaluada dentro de un año.
“Este proceso de diálogo debería incluir todos los ámbitos potenciales de cooperación, incluidos los sectores político, de los derechos humanos, económico, científico y cultural”, indican las conclusiones.
Según esta iniciativa, el Consejo reconoce “los cambios emprendidos hasta la fecha por el Gobierno cubano”, “apoya los cambios continuos de liberalización en Cuba” y “alienta a Raúl Castro a introducirlos, por coherencia con las intenciones que ha manifestado”.
A propuesta checa, uno de los gobiernos más reacios a levantar las sanciones, se introduce también en el texto un “compromiso renovado” con la llamada posición común de 1996 y que significa que el diálogo con las autoridades cubanas debe ir siempre acompañado de conversaciones con la oposición.
La UE se compromete, además, a “destacar ante el Gobierno cubano su punto de vista sobre la democracia, los derechos humanos universales y las libertades fundamentales” y a pedirle que respete la libertad de expresión e información.
Asimismo, los Veintisiete harán “un llamamiento al Gobierno cubano para que mejore de forma efectiva la situación de los derechos humanos mediante, entre otras cosas, la liberación incondicional de todos los presos políticos, incluidos los que fueron detenidos y encarcelados en 2003”.
Precisamente, la entrada en prisión de los opositores estuvo en el origen de las sanciones impuestas por la UE en 2003 y congeladas en
2005.
En este contexto, la UE “hace un llamamiento al Gobierno cubano para que facilite el acceso a las prisiones a las organizaciones humanitarias internacionales” y pide ratificar los pactos sobre derechos humanos recientemente firmados por La Habana.
Además, “la UE reitera el derecho de los ciudadanos cubanos a decidir con total independencia acerca de su futuro” y garantiza que “seguirá ofreciendo a todos los sectores de la sociedad apoyo práctico para un cambio pacífico en Cuba”.
Por su parte Estados Unidos consideró ayer que la decisión adoptada por la Unión Europea de levantar las sanciones diplomáticas a Cuba puede dar la sensación de que se da “legitimidad” a un régimen dictatorial.
Tom Casey, portavoz del Departamento de Estado, dijo ayer, que una decisión de este tipo puede dar la sensación de que “se da una legitimidad adicional o da a entender al régimen dictatorial que su continua opresión del pueblo cubano es ahora más aceptable de lo que era antes”.


Contraataque


El Gobierno venezolano revisará las inversiones en Venezuela de los países que apliquen la directiva adoptada por el Parlamento Europeo en contra de los inmigrantes indocumentados, dijo ayer el presidente Hugo Chávez.
En una rueda de prensa conjunta con el mandatario electo de Paraguay, Fernando Lugo, Chávez calificó de “indignante” la iniciativa que llamó “directiva del bochorno” y advirtió que el petróleo venezolano “no irá” a los países que adopten la medida.
Expresó la esperanza de que “los Gobiernos europeos se pronuncien en contra” de esa decisión y dijo que si la van a aplicar “¿para qué más cumbres con la Unión Europea?”.
“Hay que rechazar con toda el alma esa llamada directiva del retorno (...) Ojalá todos nos pronunciemos en nombre de la dignidad de nuestros pueblos”, apuntó Chávez, quien achacó a la derecha europea que se haya aprobado en la Eurocámara la iniciativa.
“Sabemos que los movimientos de izquierda trataron de frenar esa directiva (...) Lamentablemente en Europa domina la derecha (...) y también la ultraderecha”, manifestó, antes de añadir, en referencia a formaciones de ultraderecha que no citó, “algunas cercanas al fascismo”.
El gobernante venezolano destacó, asimismo, que “habrá que recordarle a Europa” que “aquí vinieron legiones de europeos” en el siglo XX, que “llegaban en barcazas (...) sin un centavo (...), pero ni uno de ellos fue maltratado ni retornado”.
Con la directiva aprobada esta semana, el Parlamento Europeo -”violando todos los derechos humanos y el derecho internacional- se arroja el derecho de detener y llevar a prisión hasta por 18 meses a cualquier inmigrante de África, del Caribe... indocumentado”, indicó.
Minutos antes el presidente electo de Paraguay también expresó su rechazo ante la directiva europea y afirmó que “la migración es un derecho internacional”.
El rechazo a esa iniciativa “nos va a unir más a los pueblos de América Latina”, apuntó.
Chávez recordó, asimismo, que en la reciente cumbre de la Unión Europea y América Latina y el Caribe, celebrada en Lima, “vienen los europeos a dar discursos (...) prometer el mundo de la unión, de la integración; que lo demuestren”.
“Esperamos que los Gobiernos europeos se pronuncien en contra de esa decisión. Vamos a ver qué dicen ahora... Si los Gobiernos europeos van a aplicar la directiva (...) ¿Para qué más cumbres con la Unión Europea...para ir a decirnos mentiras... una farsa de discursos y promesas?”, subrayó.
Ver comentarios