Miguel Angel Rodríguez

Miguel Angel Rodríguez

Enviar
Lunes 18 Agosto, 2014

Que la presentación de los 100 días ilumine las acciones que se tomarán que permitan aumentar la productividad y la producción nacional


Tres de cal y dos de arena

La revisión del Programa Macroeconómico del Banco Central nos trajo buenas noticias. El instituto emisor decidió mantener las metas inflacionarias, y tomar la violación del objetivo de inflación del 4% más o menos 1 que ya se está dando, como una desviación transitoria que se ajustará en el resto del periodo.
Esta es una muy buena señal de que la nueva administración del BCCR tiene muy claro cuál es la responsabilidad de su institución: la defensa del poder de compra de nuestra moneda, es decir de los salarios y otros ingresos de los trabajadores, productores y consumidores.
Esta decisión elimina las inquietudes que existían respecto a un cambio de dirección de la política monetaria, que se temía pudiese caer en la trampa de los cantos de sirena que predican para nuestro país una salida al bajo crecimiento mediante un aumento del circulante, diz que para estimular la producción.
Vale la pena repetir lo harto sabido. En una pequeña economía abierta, sin moneda de reserva, con altos déficits fiscal y de cuenta corriente, una política monetaria expansiva en vez de empujar a una mayor inversión y contratación de factores productivos, se fuga hacia el crecimiento de los precios y el aumento de las importaciones, lo que provoca que se deba devaluar el colón y/o aumentar las tasas de interés. Esto último —de no compensarse con medidas restrictivas— aumentaría el efecto de los mencionados déficits.
Otras dos buenas noticias en cuanto a política económica recibimos en las actividades celebradas la semana pasada por la Academia de Centroamérica con la participación del Sr. presidente ejecutivo del BCCR don Olivier Castro y de Ecoanálisis con la exposición del Sr. ministro de Comercio Exterior don Alexander Mora.
El primero manifestó que además de su compromiso con la estabilidad monetaria, seguían con el objetivo de un sistema de flotación administrada. El segundo señaló la continuidad de la política de apertura comercial, de apoyo a la OMC, y de promover la participación de nuestro país en la OECD y en forma adecuada en la Alianza del Pacífico.
Todo esto es muy importante y reasegurador para los sectores productivos. Pero claro, no es suficiente para enfrentar los problemas reales de alto desempleo, estancamiento de la pobreza y aumento de la desigualdad. Para hacerlo debemos en primer lugar crecer más aceleradamente. Y ciertamente hemos recibido “dos de arena”: se ha pospuesto por 18 meses considerar la apertura a la producción privada de electricidad, lo cual significa seguir con los altos y probablemente crecientes costos de la energía, y no se cuenta aún con un programa para enfrentar el grave problema fiscal.
Se acerca la revisión por los entes calificadores de la condición de riesgo país en setiembre, y esas “dos paladas de arena” pueden empañar el panorama para la colocación de eurobonos en 2015, dificultando la financiación del desequilibrio de la hacienda pública.
Esperemos que la presentación de los 100 días del Sr. Presidente infunda optimismo respecto a esos dos temas, y además ilumine las acciones que se tomarán con otras medidas que permitan aumentar la productividad y la producción nacional.
 

Miguel Ángel Rodríguez