Enviar
Viernes 5 Noviembre, 2010


Prefiero enfocar mis esfuerzos en proyectos de apoyo a una red de mujeres empresarias en Centroamérica para fortalecer sus capacidades y hacer una red de negocios; ese es verdaderamente mi enfoque, y no que me llamen presidente-presidenta

Trabajo de mujeres… un mundo de contrastes

A través de la historia y en la búsqueda de la igualdad de derechos, muchas mujeres han pasado por circunstancias insólitas, quiero dejar claro que creo fielmente en la igualdad de derechos pero no en el movimiento feminista.
Si hay algo evidente en la historia y la naturaleza, es que somos diferentes a los hombres y que por la lucha de la igualdad de género, muchas han perdido la perspectiva de la lucha por sus derechos.
En estos días he dado seguimiento a la noticia de la mujer iraní, Sakineh Mohamadi-Ashtiani que por ser acusada de adulterio enfrenta la pena de muerte por lapidación.
Hoy en un mundo aparentemente moderno y globalizado aún vemos cosas como estas, las cuales verdaderamente requieren un mundo unido (hombres y mujeres) por los derechos del ser humano.
Quiero que todos nos unamos en una cadena con la ayuda de las herramientas tecnológicas (Internet), por la vida de Sakineh Mohamadi-Ashtiani, pero, además, hago un llamado de conciencia a no dejar de lado luchas importantes como estas en nuestros países latinoamericanos por mantener la igualdad entre hombres y mujeres.
Hoy día, hemos marcado una realidad dura, y es que así como hay mujeres que son lapidadas en Irán, o mujeres madres profesionales de alto nivel, no tienen hoy los ingresos mínimos que les corresponden por su profesionalidad y dedicación. A este llamado sumo al conocimiento de las mujeres que se fijan si su cargo reafirma o no que son mujeres.
Tiempo atrás, en uno de los cursos a los que asistí, un grupo de mujeres con las cuales compartí, me indicaron que debía reafirmar mi cargo como presidenta de Cadexco; ya que siempre me he rehusado a usarlo y uso presidente, en término masculino. Sin embargo, yo me dirigí a ellas y les respondí: soy mujer, en mi nombre y presencia se distingue esa característica y prefiero enfocar mis esfuerzos en proyectos de apoyo a una red de mujeres empresarias en Centroamérica para fortalecer sus capacidades y hacer una red de negocios; ese es verdaderamente mi enfoque, y no que me llamen Presidente-Presidenta.
Lo importante debe ocupar un sitio, no el día a día… Como dijo Cora Carolina, poeta brasileña:”Yo soy aquella mujer que escalo la montaña de la vida removiendo piedras y sembrando flores”.

Mónica Araya
Presidente
Cámara de Exportadores de Costa Rica
[email protected]