Enviar

 Hoy todos los sectores reclaman soluciones inmediatas a problemas que se vienen arrastrando año tras año.Las mejores soluciones sin embargo solo podrán ir surgiendo de diálogos sensatos y no de la profundización de conflictos


Tengamos diálogos sensatos, en vez de conflictos

La deficiente condición de la infraestructura y el alto precio de la electricidad son los principales responsables directos, según la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado, del desempleo que hay en el país.
Preocupante, sin duda, siendo como es el sector privado el llamado a aumentar el empleo.
Una parte del sector productivo muestra falta de confianza, relacionada especialmente con situaciones como la inseguridad jurídica generada por el levantamiento del veto a la Reforma Procesal Laboral, entre otras medidas tomadas por el actual Gobierno.
Esto debería resolverse en un diálogo maduro y sereno donde la flexibilidad demuestre que es realmente una Costa Rica mejor para todos lo que estamos buscando.
Difícilmente serán efectivas para ese logro medidas extremas que no hagan más que profundizar posiciones opuestas en cuanto a las diferentes visiones de cómo sacar el país adelante, en vez de poner en marcha, en la práctica, aquello que sea factible mediante un acuerdo inteligente.
Tenemos desempleo y tal como lo analizábamos en este espacio ayer, es necesario moverse en un mundo de negocios globalizado en el que las multinacionales van de un país a otro con sus diferentes líneas de operación, de acuerdo con lo que consideran que los beneficiará.
No obstante ayer también anunciamos que 50 multinacionales ofrecerán 3.800 nuevos puestos de trabajo en la próxima feria de empleo bilingüe Cinde Job Fair.
Probablemente los aprovecharán quienes tengan la preparación y las destrezas en áreas profesionales y técnicas como ingeniería en todas sus ramas, contaduría, cuentas por pagar, recursos humanos, auditoría, desarrollo web y de software, entre algunas otras.
Seguramente la podrían aprovechar muchos más costarricenses —hoy desempleados— si hace unos diez años se les hubiera puesto en conocimiento de lo que sucedería en el mercado del trabajo y se les hubiera facilitado una formación adecuada a ello. Hoy estarían listos para satisfacer la demanda.
Pero ninguna acción deficiente o inacción habrá sido en vano si sirve al menos para aprender y mejorar.
Hoy todos los sectores reclaman soluciones inmediatas a problemas que se vienen arrastrando año tras año.
Las mejores soluciones sin embargo solo podrán ir surgiendo de diálogos sensatos y no de la profundización de conflictos.
 

Ver comentarios