Enviar

Es momento para uno de los principales debates en la Asamblea Legislativa: el financiamiento a la campaña política nacional

Tema urgente para el Congreso

No sabemos si los políticos estarán dedicando tiempo y pensamiento al estudio profundo de los problemas nacionales para elaborar propuestas país y proyectos que hagan avanzar adecuadamente a Costa Rica, privilegiando el bien común, sin interponer intereses particulares o de grupos. Ojalá así fuera.
Lo que sí está a la vista es el fuerte trabajo de precampaña electoral que realizan, mediante diferentes tipos de estrategias, a veces simulando que son otra cosa, aunque lo nieguen si se les pregunta por ello.
La maquinaria político electoral está casi siempre lista, bien aceitada para arrancar en cualquier momento con promesas tendientes a convencer a los costarricenses de que, ahora sí, ha llegado no solo el momento sino el partido y la persona indicada para mover al país y llevarlo a la cima del éxito.
No obstante, hay un tema muy importante sobre el cual persisten dudas no aclaradas y que debería ser en este momento uno de los principales debates en el Congreso: el financiamiento para la campaña política nacional.
En ese sentido, lo que tenemos es un Código Electoral que ha dejado portillos abiertos como para que puedan llegar a financiar dicha campaña dineros que ingresen por formas no bien establecidas o dudosas.
Vemos hoy como en algunos lugares de América Latina y del mundo, dineros no sanos e indeseados financiaron campañas políticas y de eso debemos aprender. Sobre eso debería estarse estudiando con sumo detenimiento.
En Costa Rica el mecanismo de venta de bonos no debería servir para que entren quienes se suponen que no deben hacerlo a financiar la campaña política nacional o que dineros para ese fin ingresen del exterior por el espacio, bastante amplio, de algunos de los mencionados portillos.
La prensa ha denunciado, como corresponde hacerlo, que en este sentido existen aún anomalías en Costa Rica. Pero lejos de escuchar las llamadas de atención pareciera más bien que se les da notoriedad a otros temas para que el de los dineros para financiar la campaña política no reciba la atención urgente que requiere.
La Asamblea Legislativa debería tener conciencia plena de la gravedad del asunto y comenzar a debatir seriamente el tema. Es mucho lo que está en juego.

Ver comentarios