Foto 1
Enviar

- Después de casi cuatro años de tasas de interés negativas, los responsables de las políticas de Dinamarca deben actuar ahora para evitar una burbuja inmobiliaria, según el Fondo Monetario Internacional.
“Instamos a las autoridades a tomar medidas cuanto antes para compensar las dificultades generadas por los incrementos de los precios de las propiedades”, dijo en una entrevista David Hofman, jefe de la delegación del FMI en Dinamarca. “Vemos una necesidad de actuar sobre una serie de puntos”.
Ningún país ha tenido tasas negativas por más tiempo que Dinamarca y la forma en la que evoluciona la política contiene diversas enseñanzas para otras economías, dijo Hofman.
Si bien a los bancos les ha ido relativamente bien en un ambiente monetario extremo, es “justamente en el mercado inmobiliario” donde el efecto de las tasas negativas queda a la vista, agregó.
El FMI dice que dentro de las medidas a considerar por Dinamarca se incluye la flexibilización de las regulaciones de su mercado de alquiler, mientras que la evolución de los precios inmobiliarios podría beneficiarse de las leyes de zonificación, según Hofman.
“Las bajas tasas de interés están haciendo que los precios de las casas aumenten rápidamente”, dijo. Aunque no vemos que haya una burbuja inmobiliaria a la vuelta de la esquina, “si creemos que si estas cosas no se controlan, podríamos llegar bastante pronto a una situación en la que los niveles de los precios de las propiedades sean menos cómodos”.
Los precios de los departamentos en Dinamarca aumentaron un 11,6% en febrero frente al año anterior, mientras que los precios de las casas subieron un 5,3% en el período, según informó Statistics Denmark la semana pasada.
Los precios de los departamentos se han disparado en más de un 50% tras alcanzar su punto más bajo en 2009, según estima Nordea Kredit.
Mientras tanto, las cargas de deuda de los hogares son las más altas en el mundo de los ricos superando en casi tres veces los ingresos disponibles, según estima la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos.
La tasa de depósitos del banco central se elevó en 10 puntos básicos en enero a menos 0,65%, pero los economistas de algunos de los bancos más grandes de Dinamarca predicen que los responsables de las políticas podrían volver a recortar las tasas después del fortalecimiento de la moneda local.
El único mandato de la política monetaria del país es defender la paridad de la corona frente al euro.
Las tasas extremadamente bajas que se consiguieron con esa política se han alimentado a través del mercado de bonos hipotecarios de Dinamarca, sobre todo con aquellos que tienen una calificación AAA, con algunos préstamos a corto plazo disponibles a tasas negativas.
Los precios de las casas en Dinamarca han aumentado aun cuando los precios al consumidor se han estancado y el crecimiento económico se ha mantenido débil. Handelsbanken describe la situación de Dinamarca como una “crisis de bajo crecimiento”.
Y a pesar de ser hogar del experimento de tasas negativas más largo del mundo, la inversión privada se ha desacelerando y los ahorros han aumentado.
Hofman dice que la falta de inversión se debe “más a un fenómeno global” que está “vinculado a una alta incertidumbre”.
Sin embargo, específicamente en Dinamarca, “ha habido una reducción en el nivel de apalancamiento entre las empresas”, que ha “afectado su capacidad y sus ganas de gastar dinero en nuevas inversiones”, agregó.

Ver comentarios