Enviar
Tasas de interés podrían subir más

Alzas serán necesarias para eliminar la desalineación que prevalece entre las variables que miden el valor del dinero

Agustina Cobas
[email protected]

Días atrás el alza en la Tasa Básica Pasiva (TBP) sorprendió a los costarricenses, quienes no veían un aumento en las tasas de interés desde mediados de 2006.
La noticia alegró a los inversionistas, quienes desde hace meses han visto caer los rendimientos reales de sus inversiones en colones, pero no agradó a aquellos que poseen deudas con tasas de interés variables y en muchos casos ajustados directamente a la TBP.
Sin embargo, a los analistas del mercado no les sorprendió el anuncio, pues desde hace meses se esperaba un alza que permitiera comenzar a reducir la brecha que existe entre la inflación y el nivel de tasas de interés, dos indicadores del valor del dinero.
Para los expertos, esta desalineación entre las dos variables no es sostenible en el largo plazo, no solo por los rendimientos reales negativos que generan las inversiones en un escenario como este, sino porque una estructura de tasas muy bajas incentiva el crecimiento de los precios, a través del mayor consumo en que los costarricenses incurren al tener acceso a recursos baratos.
“El aumento de un 0,25% mostró que el nivel de tasas no guardaba relación con los índices de inflación que se venían registrando”, dijo a LA REPUBLICA Isaac Castro, economista de Grupo Interbolsa.
Otros analistas consideran que las eventuales alzas en las tasas de interés dependerán del comportamiento que tenga la inflación este año.

EN 2007 el Banco Central se había propuesto una meta de inflación para 2008 del 6%, casi cinco puntos porcentuales menos que la tasa con la que cerró el año pasado.
Aunque las autoridades económicas aún no han presentado el programa macroeconómico de este año, se espera que los esfuerzos se concentren en la lucha contra el crecimiento de los precios, para lo cual sería necesario contar con tasas de interés más elevadas, que ayuden a desincentivar el consumo y el crédito, ambos generadores de inflación.
“Mi impresión es que las tasas de interés tendrán que volverse positivas en algún momento del año. Ello implica que, salvo que la inflación bajara muy rápidamente (lo cual veo improb
able), las tasas para los ahorrantes deberían acercarse a la inflación. O sea, les falta subir”, comentó Dennis Meléndez, director del Fondo Latinoamericano de Reserva.
Por otra parte, el alza en la TBP, que es un promedio de las tasas de captación a seis meses de las entidades bancarias, se debió al hecho de que algunas entidades salieron al mercado en las semanas anteriores a captar grandes cantidades de recursos, a tasas un poco más elevadas que la TBP.
Para Alberto Franco, economista de Ecoanálisis, el alza es atribuible, al menos en parte, a la fuerte demanda de crédito que tienen las entidades financieras en este momento, razón por la cual salieron a recoger liquidez en el mercado.
A su vez, el impacto de este cambio en las inversiones denominadas en colones no ha sido muy notorio hasta ahora, fundamentalmente por la pequeña magnitud del alza.
“La reacción inicial fue prácticamente nula, el efecto que privó por encima de dicho aumento es la renovada liquidez que experimenta el sistema bursátil nacional, donde la reestructuración de carteras por moneda y las entradas de capital han ayudado mucho”, opinó Melvin Garita, economista de Lafise Valores.
Ver comentarios