Logo La República

Viernes, 16 de noviembre de 2018



BLOOMBERG


Sushi fuera del menú

Redacción La República [email protected] | Sábado 19 marzo, 2011



Sushi fuera del menú

Los restaurantes y hoteles de lujo eliminan los alimentos frescos japoneses de su menú debido a que una nube de radiación que emitió la planta nuclear dañada de Japón hizo surgir temores a una posible contaminación radioactiva.
“La seguridad de nuestros huéspedes es la prioridad principal”, dijo Sari Yong, una portavoz de Shangri-La Asia Ltd., la compañía hotelera de lujo más grande de la región por valor de mercado, que tiene 71 hoteles en el mundo. “Como precaución, por lo tanto, hemos dejado de importar alimentos frescos de Japón de forma temporaria”.
El principal hotel de Mandarin Oriental International Ltd. de Hong Kong y el Four Seasons Hotel de la ciudad, han dejado de comprar alimentos japoneses. Los gobiernos británico y estadounidense recomendaron a sus ciudadanos que consideren abandonar Japón en momentos en que aumenta el temor a que las autoridades locales estén perdiendo la batalla por contener las filtraciones de la planta nuclear que afectó el terremoto en Fukushima, al norte de Tokio.
“Hasta que la situación se estabilice en el país, parece improbable que los huéspedes puedan consumir con tranquilidad productos japoneses”, dijo Sally De Souza, la gerente de relaciones públicas del grupo hotelero Mandarin Oriental.
Más de 300 empleados trabajaban el viernes para evitar una fusión en la planta de energía Fukushima Dai-Ichi, un marcado aumento respecto del grupo de 50 ingenieros del jueves. Helicópteros lanzaron toneladas de agua sobre estanques utilizados para enfriar varillas de combustible usadas.
La preocupación respecto de los niveles de radiación en los alimentos ha llevado a Corea del Sur, Indonesia, Tailandia, Malasia, India, Singapur y Filipinas a analizar las importaciones de alimentos japoneses.
La renuencia a comprar pescado japonés afecta a los comerciantes del país, que sufren además los daños producto del terremoto del 11 de marzo, el más fuerte del país, y del posterior tsunami.
“No vendemos nada porque no hay clientes”, dice Kengo Kumamoto, un trabajador de 30 años del mayorista Miyake Fisheries del Mercado Tsukiji de Tokio.
También se ven afectados los bares de sushi de Tokio. El restaurante Tsukiji Sushi Ichiban, ubicado detrás del mercado mayorista de pescado, esta tarde se encontraba vacío.
“Hasta el viernes pasado tuvimos muchos clientes”, dijo el chef de sushi Shinichi Niiyama, que tiene 59 años. “Las ventas experimentan una fuerte caída. Es probable que hayamos perdido alrededor de un 70%, en buena medida debido a la ausencia de turistas”.
El hotel de Hong Kong de Four Seasons Hotels Inc. suspendió todas las importaciones de alimentos japoneses y los sustituyó por productos procedentes de Nueva Zelanda y Australia, dijo el viernes Claire Blackshaw, la directora de relaciones públicas, en entrevista telefónica.

Pekín