Roberto Dobles

Roberto Dobles

Enviar
Lunes 22 Junio, 2015

La producción de gas natural y petróleo es la que por mucho genera la mayor cantidad de ingresos fiscales

Sostenibilidad fiscal y otros objetivos

Muchos países impulsan el logro de sus principales objetivos con el desarrollo integral de su riqueza energética, incluyendo la sostenibilidad fiscal, el crecimiento económico, el progreso social, la competitividad y la generación de empleo.
Con esta estrategia, cada fuente autóctona de energía surge, se desarrolla, evoluciona y se desfasa en el tiempo según su contribución diferenciada al logro de los objetivos nacionales (fiscales, económicos, sociales, ambientales, energéticos y de competitividad), lo cual conduce a un mix energético que en su conjunto maximiza estas contribuciones.
La renta fiscal de cada una de las diversas fuentes primarias de energía es una de las contribuciones diferenciadas que se toman en cuenta porque cada fuente genera cantidades de recursos fiscales muy diferentes.
Por ejemplo, la producción de gas natural y petróleo es la que por mucho genera la mayor cantidad de ingresos fiscales, mientras que otras fuentes de energía generan muy poca renta fiscal.
Las fuentes de energía que más recursos fiscales generan son también las de menor costo por lo que el efecto fiscal se multiplica: directamente con la producción nacional e indirectamente con el crecimiento económico inducido por esta competitividad.
Mediante una estrategia dual (producción nacional de energías renovables y no renovables) estos países logran un mix óptimo de las contribuciones diferenciadas de cada fuente de energía, lo cual maximiza la contribución total a los objetivos nacionales.
Veamos el caso de Noruega como un ejemplo de estos países donde la estrategia energética dual contribuye fuertemente al progreso y al desarrollo humano. La evidencia demuestra que “el surgimiento de Noruega como productor importante de petróleo y gas natural en la década de los 70 transformó su economía” y que “en gran medida este país le debe su prosperidad a sus yacimientos de petróleo y gas natural”.
Además de tener un superávit fiscal durante décadas y uno de los fondos de recursos fiscales más grandes del mundo para el futuro, Noruega ha logrado igualmente con su estrategia los siguientes objetivos:
• Primer lugar en el Índice Global de Desarrollo Humano.
• Líder en inversión y gasto social per cápita.
• Líder del desarrollo sostenible.
• Líder del desarrollo de energías renovables.
• Primer lugar en el Índice Global de Competitividad Energética.
• Una de las posiciones más altas en el Índice Global de Desempeño Ambiental.
• Una de las posiciones más altas entre los mejores países para vivir.
• Líder en la búsqueda de la carbono neutralidad (para 2030).
En Costa Rica no tenemos una estrategia dual a pesar del continuo deterioro económico, social, fiscal y competitivo que está ocurriendo, y más bien se siguen pagando altas cargas fiscales a los países exportadores de petróleo para que estos se desarrollen con nuestras masivas y crecientes importaciones de los caros y volátiles derivados de petróleo.

Roberto Dobles