Somos altamente vulnerables
Enviar

La vulnerabilidad del país ante el cambio climático, debe estar prevista en los presupuestos para emergencias, disminuidos hoy para atender los problemas por la invasión a Isla Calero

Somos altamente vulnerables

Más de 80 muertos, un número indeterminado de desaparecidos y miles de damnificados en Centroamérica es el saldo hasta ayer, dejado por las intensas e incesantes lluvias de una depresión tropical en el Pacífico iniciada el 10 de este mes.
Además de las víctimas, hay grandes daños a las infraestructuras. Carreteras y puentes bloqueados o destruidos, viviendas, escuelas y otros significan pérdidas millonarias en la región.

Aunque en Costa Rica pareciera que los daños se han limitado a las pérdidas materiales, sin víctimas humanas que lamentar, han sido muchos los desplazados que se han visto obligados a refugiarse en casas de familiares y cerca de 300 personas se encuentran en albergues. Esto sin contar con que de continuar el mal tiempo podrían sufrir serios daños ciertos cultivos.
Todo esto, y las imprevisibles consecuencias del cambio climático, indican que no debe subestimarse el hecho de que existe un gran riesgo.
Costa Rica tiene en este sentido una alta vulnerabilidad y no estar preparado como país para hacerles frente a posibles situaciones de emergencia sería grave error.
No obstante, últimamente los fondos de que disponía la Comisión Nacional de Emergencias para enfrentar situaciones de desastre, han tenido que disminuirse para atender la circunstancia generada por la invasión de Nicaragua a suelo costarricense.
Es de ahí de donde se han tomado dineros para las cámaras instaladas en la zona de Isla Calero (cerca de ¢1.800 millones), y también para la actual etapa de la carretera que se construye cerca de la frontera norte (¢4.000 millones) para que los nacionales puedan circular por ella sin tener que utilizar para eso el río San Juan.
Circunstancias todas que no podían preverse pero que indican, por esa misma razón, que debe contarse con un presupuesto para emergencias que permita realmente socorrer víctimas en caso de producirse algún desastre.
La existencia misma de los hospitales y demás centros de atención de la Caja, debe ser garantía de asistencia médica en casos de necesidad de ese tipo.
Costa Rica es vulnerable a desastres a causa del cambio climático o por terremotos y esto debe ser parte importante de las previsiones no solo en los presupuestos nacionales sino en la capacitación para actuar eficiente y coordinadamente.

Ver comentarios