Enviar
Debe crearse sistema integrado de transporte público
Solución al caos vial requiere más de $2 mil millones
- Vialidad y transporte necesitan fuerte inversión de cara a 2030
- Anillos de Circunvalación evitarían entrada de buena parte del tráfico al centro

Daniel Zueras
[email protected]

Tatiana Campos vive en Moravia y trabaja en Escazú. Ella es uno de los muchos ejemplos de personas que se desesperan por tener que cruzar San José para llegar a su trabajo tras casi una hora plagada de presas vehiculares; la solución está presente pero a largo plazo; hoy tiene un costo estimado de $2 mil millones.
Para Tatiana, estos 14 kilómetros que separan a Escazú de Moravia constituyen una sesión cotidiana de estrés sobre ruedas. La paciencia y la música se convierten en las medicinas para soportar los malos humos.
Más allá de estos pequeños remedios personales, el Estado tiene la obligación de descongestionar la Gran Area Metropolitana (GAM), que incluye San José, Cartago, Heredia y Alajuela, donde se concentra el 57% de la población. Se espera que esa cifra alcance el 65% en 2030.
¿Hay soluciones? Por supuesto. De acuerdo con el plan de regulación urbana (PRUGAM), lo más urgente es cerrar el primer anillo de Circunvalación, entre la Uruca y Calle Blancos y construir todos los pasos a nivel y desnivel en rotondas y otros cruces que hoy son atendidos por semáforos. Con esta obra concluida, se evitará la entrada al centro de la capital de buena parte del tráfico que hoy debe hacerlo necesariamente para llegar a su lugar de destino.
Después, se debe seguir con un segundo anillo periférico y la radial de Heredia, que haría que el transporte pesado, que llega de vías como la de Caldera, General Cañas, Atlántico y Florencio del Castillo, no tenga que meterse ni aun dentro de la primera Circunvalación.
Para ello, hace falta una inversión para la GAM, en infraestructura vial y de transportes superior a $2 mil millones, de acuerdo con PRUGAM; el plan está en manos del Instituto Nacional de Vivienda y Urbanismo (INVU), que decidirá si sigue adelante o no el próximo 17 de abril.
El global de inversión que propone Prugam en materia de vialidad es de $1.627 millones en 25 proyectos de infraestructura y $518 millones para transporte público, lo que da una suma superior a los $2 mil millones.
“Es la gran obra que requiere el país”, explicó Marco Vargas, titular de Obras Públicas y Transportes (ministro de la Presidencia a partir del 1º de mayo próximo), para quien “solo hay una parte de los recursos necesarios, y el reto es conseguir más”.
¿Y cómo conseguir el dinero para pagar todo esto? Eduardo Brenes, quien fuera gerente general de PRUGAM, cree que hay varias alternativas, como la concesión de obra pública, préstamos del Banco Interamericano de Desarrollo (del que hay pendiente uno de $850 millones), Banco Mundial, o permitir que los bancos estatales puedan invertir en infraestructura pública.
“Hace falta una inversión sostenida de $350 millones anuales en todo el país durante 20 años”, arguyó José Alfredo Sánchez, vicepresidente segundo de la Cámara Costarricense de la Construcción. De ese dinero, el 60% debe destinarse a la GAM.
“El plan es positivo”, en lo que se refiere a vialidad, expresó Ricardo Sancho, presidente de la empresa constructora Edica, aunque recordó que es necesario que se integre con la red de todo el país, no solo de la GAM. Como punto negativo expuso la limitación de altura en las edificaciones, que encarecería el precio del suelo.
La construcción no sería el único rubro beneficiado en caso de ordenarse el tráfico. El ocio y la restauración entre otros, también lo harían, “Hacemos estudios de mercado y determinamos que la zona donde construimos nuestros restaurantes es de alto tráfico vehicular o peatonal. Los que están en el casco central josefino, estamos seguros que seguirán siendo puntos de venta exitosos”, aseveró Pablo Fernández, gerente de expansión de QSR, franquiciadora de KFC, Quiznos y Teriyaki.
Pero no basta con estas obras viales para arreglar la locura de tránsito que hoy vivimos en la principal área urbana del país.
El transporte es otra de las áreas sensibles. Se necesitan $518 millones para crear un sistema integrado de transporte público. Se han analizado siete rutas intersectoriales y una alrededor de la Circunvalación, que iban a entrar a funcionar en 2008, pero que están frenadas en la Sala IV.
“Hay que sacar los buses del centro”, dijo Brenes, pues considera que obstaculizan el tráfico de manera caótica. Se crearía una red de estaciones terminales e intermodales (que incluye distintos tipos de transporte), además de integrar el servicio de bus con el tren interurbano.
Hoy, el 52% de la población utiliza el transporte público, pero de no haber un ordenamiento, se prevé que ese porcentaje baje en 2030 hasta el 40%. Si se realizara un sistema racional, la previsión es que suba hasta el 75% el número de usuarios del transporte público.



Ver comentarios