Logo La República

Viernes, 18 de septiembre de 2020



FORO DE LECTORES


Smart-working en el Pacífico de Costa Rica

Guillermo E. Zúñiga [email protected] | Miércoles 09 septiembre, 2020

Guillermo E. Zúñiga

Desde 2005, la cantidad de personas que trabajan desde sus casas ha aumentado en un 140% en los Estados Unidos. Además, el 16% de las empresas estadounidenses contratan exclusivamente a trabajadores remotos y su rotación es un 25% menor que aquellas que no permiten el trabajo remoto. Los empleados son más felices y productivos si tienen la opción del smart-working.

Era el año 2015 cuando Andy Lake publicó la segunda edición revisada de “The Smart Working Handbook”. Dueños, directivos y empleadores entendieron que la forma de trabajar y de vivir estaba cambiando, las nuevas tecnologías estaban estimulando el cambio de la fuerza de trabajo, pero la transformación estaba aún en proceso y existía tiempo para adoptarse gradualmente. Pocas semanas después del inicio de la crisis causada por el Covid-19, la mayoría se dio cuenta que la adaptación debía avanzar rápidamente y que no había tiempo que perder.

Costa Rica tiene el desafío de convertirse en el destino preferido de los smart-workers: imaginemos lo que puede ser sentarse y relajarse frente a las cálidas aguas de la costa pacífica a trabajar para una empresa que esté ubicada en cualquier parte del mundo.

Smart-working no es lo mismo que el teletrabajo. Ambos modelos comparten el mismo origen: se trabaja fuera de la oficina. Pero el teletrabajo siempre ha estado ligado al trabajo desde la casa, mientras que en la figura del smart-working, cualquier lugar es bueno para trabajar siempre que se tenga una conexión de alta velocidad a internet: una cafetería de la ciudad, el corredor en una marina, una cabaña en la montaña o una terraza en un complejo frente a la playa. El smart-working que las personas logren un mejor equilibrio entre el trabajo y la vida.

El libro de Lake postula las principales características de la cultura del smart-working. La mayoría de ellas han sido adoptadas (a veces a la fuerza) por organizaciones e individuos en medio de la pandemia: compromiso con la flexibilidad y apertura a nuevas formas de trabajar y brindar servicios; evaluación por resultados en lugar de evaluación por presencia; promoción de niveles más altos de empoderamiento y autonomía del personal; y, por último, compromiso de utilizar nuevas tecnologías y nuevas formas de trabajar para contratar, retener y desarrollar la fuerza laboral.

Costa Rica puede ser el lugar perfecto para trasladarse y continuar (o comenzar) con programas de smart-working. Costa Rica tiene ventajas sobre muchos otros lugares: los complejos de vivienda en las zonas costeras y en la famosa zona azul del país; población bien educada; el entorno social y económico; estabilidad política; acceso a servicios de internet de alta velocidad; zona horaria (CST) y un clima increíble. Además, el país ofrece beneficios marginales a los empleadores: matriz energética principalmente de fuentes renovables, sistema de salud robusto, economía adaptada a las divisas extranjeras, libre transferencia de capitales, y, por supuesto, las opciones para contratar personal local calificado.

El Gobierno de Costa Rica debe colaborar con los extranjeros que buscan trasladar su domicilio para hacer smart-working desde nuestro país. Se tienen que hacer algunas reformas básicas: simplificación en los permisos de residencia o visas especiales; reformas tributarias para evitar la doble imposición a los foráneos que ya tributan en el exterior y que son empleados de empresas no domiciliadas; ajustes en los temas de la seguridad social y cobertura médica; y, la simplificación de los requisitos para abrir cuentas bancarias en el sistema bancario local. La carrera a nivel mundial ya empezó en varios países y diferentes regiones (Estonia, Bahamas, etc.) pero Costa Rica está en la capacidad de dar un paso al frente y competir vis a vis con dichos países.

La costa pacífica de Costa Rica puede funcionar como un gran centro de smart-working, siempre y cuando el Gobierno y el sector privado trabajen juntos para crear la infraestructura necesaria para promover este tipo de migración al país.






© 2020 Republica Media Group todos los derechos reservados.