“Small living”, solución al hacinamiento urbano
“La adopción de un estilo de vida más simple y la correcta selección de materiales permite aprovechar la tendencia de small living”, dijo Ronald Thámez, gerente de Mercadeo de Plycem. Gerson Vargas/La República
Enviar

El “small living” es una tendencia de vivienda que está ganando terreno en el país como solución a los problemas de espacio, dirigida principalmente a profesionales jóvenes solteros o con pareja, dentro de la Gran Área Metropolitana.

Son proyectos que van desde los 36 metros cuadrados y no sobrepasan los 50 m2, con un promedio de 2,8 metros de alto y su objetivo principal es dinamizar el espacio disponible sin alterar demasiado el estilo de vida y con el costo como principal ventaja competitiva.

El precio de un miniapartamento ronda entre $30 mil y $50 mil, dependiendo del espacio y la ubicación.

Está ganando fuerza en el mercado pues cada vez es menor el tiempo que las personas pasan en su casa, por lo que no están dispuestas a hacer grandes inversiones en alquileres ni mantenimiento de vivienda.

Dicho modelo ha sido exitoso en otras latitudes porque la cantidad de personas que viven juntas en una residencia cada vez es menor, y si a eso se le suma que las nuevas generaciones tienen un mayor sentido de conciencia ambiental, hay una mayor probabilidad de que el mercado lo absorba favorablemente.

“La tendencia con espacios reducidos nació en Europa y Estados Unidos, pero se puede aplicar en cualquier lugar, depende de los gustos y las necesidades del núcleo familiar; es común ver estos proyectos en zonas donde el crecimiento urbanístico es limitado por la cantidad de espacio disponible”, destacó Ronald Thámez, gerente de Mercadeo de Plycem.

Otra de las características de esos sistemas constructivos es que añaden más elementos naturales al diseño con el fin de abaratar costos y contribuir con la sostenibilidad; normalmente estas edificaciones utilizan mucho la luz natural: están pintadas con colores claros y poseen ventanales amplios.

La decoración y muebles son otros elementos importantes, se busca utilizar aquellos que tengan multifuncionalidad para que sirvan también como espacios de almacenaje.

“Empezamos a ver el auge de estos proyectos hace tres años y la aceptación ha sido positiva, especialmente de inversionistas, la clave para que llegue a un público masivo es sacarlos de zonas con alto poder adquisitivo y llevarlos a otros puntos con potencial de crecimiento, aunque el tema de viabilidad y permisos debe ser tomado en cuenta por los desarrolladores”, recomendó Francisco Avilés, gerente general de Argo Estrategia.

El crecimiento urbanístico que ha presentado el país y específicamente San José les ofrece a quienes buscan vivienda una serie de amenidades bajo el concepto de todo en un mismo punto, contribuyendo así con una mejor utilización del espacio.

“Cuanto más experimentan los usuarios la vida en la ciudad y sus beneficios, más se desarrollarán proyectos de este tipo, sobre todo en altura, con áreas reducidas y eficientes; esto no solamente se verá en el Área Metropolitana sino en cualquier punto que ofrezca urbanismo y comodidad”, comentó Rodrigo Monge, gerente comercial de Core Developments.

El manejo de las primas, los tiempos de entrega y los acabados en la solución inmobiliaria, deben ser tomados en cuenta por quienes desean adquirir un miniapartamento.

 


¿Cómo vivir en un espacio reducido?


Estas son algunas recomendaciones para aprovechar el espacio en un miniapartamento.

 

Ver comentarios