Enviar
Shell estudia inversión en la Faja de Orinoco

Londres
EFE

Royal Dutch Shell está estudiando la oferta que Venezuela ha hecho —a esa y otras compañías— para invertir en la Faja del Orinoco y tomará una decisión en marzo, confirmó a EFE un representante de la petrolera anglo-holandesa.
“Estamos analizando toda la información”, afirmó André Lopes de Araujo, miembro del departamento de asuntos corporativos de Shell y asesor de la firma para Latinoamérica.
“Tenemos un grupo, tanto en Venezuela como en Houston (Estados Unidos), dedicado a analizar los datos y vamos a adoptar una decisión sobre cómo participar en este proceso”, indicó Araujo tras un seminario sobre las previsiones de futuro de Shell que se celebró en “Canning House”, la llamada “Casa de América Latina” en la capital británica.
La empresa estatal Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA) ideó el proyecto el pasado año, si bien aceleró a comienzos de 2009 los contactos con las firmas interesadas.
En concreto, PDVSA ha invitado a 19 empresas —entre ellas Shell, la estadounidense Chevron, la francesa Total y la brasileña Petroleo Brasileiro— a pujar por participaciones minoritarias en proyectos de explotación de siete áreas en la Faja del Orinoco, uno de los yacimientos petrolíferos más ricos del mundo.
Shell, como el resto de las empresas interesadas, pagó dos millones de dólares por el “paquete informativo” sobre esos depósitos petrolíferos facilitado por PDVSA.
Según el asesor de la petrolera anglo-holandesa, se trata del “precio oficial público” fijado por la empresa estatal venezolana “para participar en este proceso”.
“Es un precio que estaba un poco por encima del precio visto en otros procesos”, puntualizó.
“A mediados de marzo vamos a adoptar una postura sobre nuestra participación en la ronda de ofertas”, señaló Araujo, al precisar que el plazo límite para responder al llamamiento del Gobierno de Caracas es abril.
No obstante, la compañía se tomará el “tiempo necesario” para adoptar las decisiones “técnicas y económicas” más oportunas.
Además, el responsable de Shell para Latinoamérica destacó el “interés histórico” que esa multinacional tiene en Venezuela.
Araujo confía en los beneficios de invertir en ese país pese a los riegos para la inversión extranjera surgidos después de que el presidente venezolano, Hugo Chávez, nacionalizara en 2007 campos petrolíferos gestionados por empresas privadas.
“Shell -explicó- lleva trabajando en Venezuela más de 95 años y con muchos cambios en la regulación del país. Nosotros, hasta este momento, siempre tuvimos la oportunidad de adecuarnos a la legislación vigente”.
“La empresa que teníamos fue nacionalizada y nosotros tomamos la decisión de participar en las empresas mixtas. Estamos satisfechos y buscando más negocios en Venezuela”, agregó.
Respecto a la posibilidad de que la petrolera se vea obligada a demorar -si no suspender- algunas inversiones en América Latina a la luz de la crisis económica global, Araujo contestó con un “no”, aunque matizado.
“Estamos -dijo- en un momento de transición en el que se puede tomar alguna medida temporal de algún aplazamiento, mas en nuestra industria las inversiones se deciden para proyectos como de treinta y cuarenta años”.
Sea como fuere, el gigante anglo-holandés no se olvida de América Latina y muestra su disposición a seguir con “un proceso intenso de inversión” en países como Brasil y Colombia.
Ver comentarios